¡Bonoloto... porque presupuestos!

Humor de Álvaro