Berkeley Minera invertirá 87 millones en la mina Retortillo este año si recibe los permisos pendientes

A la espera de la autorización de construcción que ha de informar el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y de la licencia urbanística del Ayuntamiento de Retortillo.

Así, para llevar a cabo dicha inversión, la empresa indicó que está únicamente a la espera de la autorización de construcción que ha de informar el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y de la licencia urbanística del Ayuntamiento de Retortillo para poner en marcha su proyecto minero.

El grupo ha invertido ya más de 86 millones de euros desde que comenzó el proyecto en 2012 y prevé destinar casi 400 millones de euros durante la vida de inicial de la mina si recibe la autorización para iniciar las obras.

Además de esta cantidad, el proyecto se ha comprometido a promocionar el empleo local  y aportará ingresos de 1,5 millones de euros a los ayuntamientos en los que se encuentra el yacimiento y 23 millones de euros a la Hacienda Pública en concepto fiscal, que podrán incrementarse en función del desarrollo de la mina, añadió Berkeley Minera.


Actualmente está esperando la autorización de construcción del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y la licencia urbanística del Ayuntamiento de Retortillo para iniciar las obras.

CONSIDERA QUE CUMPLE CON TODOS LOS REQUISITOS NECESARIOS.

El presidente de Berkeley Minera España, Francisco Bellón, aseguró que, una vez obtenidas las más de 120 autorizaciones que el proyecto ha logrado y después de conocer también la opinión de los tribunales, "no nos cabe ninguna duda de que las dos restantes cumplen con todos los requisitos necesarios".


Sobre la legalidad del proyecto, Berkeley considera que todas las Administraciones y los tribunales que han valorado ya la validez de las autorizaciones otorgadas han corroborado la legalidad del 'Proyecto Retortillo'.

Para Berkeley Minera, el proyecto de la mina de Retortillo, que estima que dará empleo a más de 1.000 personas entre puestos de trabajo directos e indirectos, está llamado a ser uno de los proyectos económicos "más relevantes para la región, sobre todo en el próximo periodo de recuperación económica que tocará vivir tras la Covid-19".