Berkeley Minera asegura que su proyecto de Retortillo "no tiene impacto" sobre la salud de los vecinos

Ha contestado así a las acusaciones de Izquierda Unida Castilla y León.

Berkeley Minera España ha contestado a Izquierda Unida Castilla y León "y a los que aseguran que el proyecto de explotación de uranio que esta compañía quiere abrir en Retortillo (Salamanca) plantea problemas de salud para los vecinos", diciendo que "no es el caso en absoluto" en un comunicado remitido a TRIBUNA de Salamanca.

 

En su contestación, Berkeley ha indicado que "el Consejo de Seguridad Nuclear, órgano competente para llevar a cabo este estudio, concluyó que de acuerdo con las estimaciones realizadas, la explotación minera y el funcionamiento de la planta de tratamiento no tienen un impacto sobre la población por encima de los límites establecidos".

 

Además, ha reseñado que "un estudio adicional realizado por el Instituto Carlos III, junto con el Consejo de Seguridad Nuclear y el Ministerio de Ciencia e Innovación, evaluó el impacto en la salud de todas las instalaciones radiactivas y nucleares en España, incluyendo todas las minas históricas de uranio en el país".

 

Y, tras analizar más de 1.000 municipios y ocho millones de personas, según la compañía minera, el estudio concluyó que "el impacto de las instalaciones en la población de las áreas de estudio debido al funcionamiento de las instalaciones es muy pequeño y están por debajo de los niveles que podrían afectar a las personas".

 

Asimismo, Berkeley ha lamentado que Izquierda Unida Castilla y León haya alegado que "la Compañía causará daño ambiental". Sobre ello, ha subrayado que la mina de Salamanca "está siendo desarrollada con los más altos estándares internacionales para la protección del medioambiente y sigue comprometida con la excelencia ambiental".

 

"La mina ha sido diseñada en base a los últimos desarrollos sobre la minería sostenible. Las áreas de extracción y tratamiento serán rehabilitadas de manera continuada con alteraciones mínimas del terreno al llevar a cabo la explotación. Una vez que las operaciones hayan finalizado, estas áreas serán totalmente restauradas y mejorarán el valor agrícola al terreno", ha continuado.

 

REFORESTACIÓN

 

Los planes de reforestación, que incluyen la plantación de 30.000 árboles, han comenzado ya y abarcarán una superficie de aproximadamente 100 hectáreas. Se trata de un aumento de seis veces el número que se está despejando y "mejorará en gran medida el valor ecológico de la zona", según Berkeley.

 

En esta tarea, en abril, la Compañía firmó un acuerdo con el Ayuntamiento de Vitigudino para la plantación de 20.000 árboles (de los 30.000 previstos) en una parcela de 50 hectáreas del municipio salmantino.

 

La Compañía contribuirá al municipio durante los próximos tres años para cubrir los costes de plantación y mantenimiento de los árboles jóvenes. Y la Compañía ya ha ofrecido acuerdos similares a los municipios de Retortillo, Villavieja y Villares de Yeltes entre otros, ha asegurado.

 

Asimismo, según la compañía minera, "los árboles longevos que se están despejando sufren en la actualidad de una plaga de hongos que les impide crecer de manera que al ser reemplazados por árboles jóvenes y saludables, mejorarán el valor ecológico de la zona".