Barreras en todas las calles del centro y controles a las furgonetas de carga y descarga para evitar que Salamanca sufra un atentado

El dispositivo especial de Ferias y Fiestas será muy visible, conjunto de todas las fuerzas y cuerpos y con especial atención a la colocación de obstáculos. Estarán repartidos en el 100% del centro peatonal y colocados de tal manera que ningún vehículo pueda protagonizar un atentado por atropello.

La Junta de Seguridad Local celebrada este miércoles ha servido para poner sobre la mesa las medidas excepcionales que se aplicarán a partir de los próximos días en Salamanca ante la proximidad de las Ferias y Fiestas, y que vienen marcadas por la situación de seguridad tras los atentados en Barcelona y Cambrils, con todo el país en nivel '4' de alterta terrorista con medidas adicionales: prácticamente todo el dispositivo posible a excepción de la presencia militar en las calles.

 

En el caso de Salamanca, y como en otras ciudades, se van a tomar medidas especiales porque las aglomeraciones previstas con los actos festivos son un blanco objetivo de posibles acciones terroristas. El dispositivo previsto se asienta en la experiencia de los últimos años, porque ya hace varios que la Policía Local ejecuta, en colaboración con otras fuerzas y cuerpos, medidas específicas de seguridad ya que hace tiempo que estamos en alerta '4'.

 

Según las fuentes consultadas, el dispositivo se está ultimando y se pondrá en marcha de manera casi inmediata, a partir del día 2-3 de septiembre. El despliegue de agentes será visible en las calles, empezando por la totalidad de la plantilla de la Policía Local como es habitual es eventos de importancia. Más que de una ciudad blindada, se trata de medidas encaminadas a evitar que en, por ejemplo, en la calle Zamora se puedan producir hechos como los de las Ramblas de Barcelona.

 

Más que de una ciudad blindada, se trata de medidas encaminadas a evitar que en, por ejemplo, en la calle Zamora se puedan producir hechos como los de las Ramblas de Barcelona

 

Ese es el primer punto del dispositivo: evitar los atentados con vehículos que se han convertido en modus operandi habitual de las células terroristas yihadistas. Para ello, como se dijo este miércoles, se instalarán un total de 66 barreras físicas; estarán distribuidas por todo el centro peatonal que será objeto del dispositivo al 100%: todas las calles estarán afectadas por las medidas y restriciones.

 

El Ayuntamiento de Salamanca instalará las barreras de las que ya dispone, caso de los grandes maceteros, tal y como ha recomendado el Gobierno, pero se contará con todo tipo de barreras; hay que tener en cuenta que algunas zonas cuentan con bolardos o posibilidad de ponerlos. Se ha estudiado la colocación en las calles de tal modo que sean totalmente eficaces y no se puedan esquivar, de forma que ningún vehículo pueda mantener determinada velocidad sin toparse con un obstáculo y que este le frene.

 

La instalación de obstáculos físicos tendrá que compaginarse con el acceso al centro urbano por parte de vecinos que van con sus vehículos a garajes o de profesionales del transporte para abastecer negocios. Respetando las horas de carga y descarga y los límites de acceso se podrá circular, pero se ha decidido llevar a cabo controles en los vehículos de carga y descarga en los que se comprobará documentación y actividad para impedir la circulación indiscriminada o que alguien pueda aprovechar para colarse en el centro con una furgoneta. Los controles los harán tanto la Policía Local como los agentes salmantinos en colaboración con el resto de cuerpos y fuerzas.

 

Como en otras ciudades, y más todavía tras la recomendación del Gobierno, en estos dispositivos especiales se actuará en cooperación de todas las fuerzas y cuerpos y con especial atención al papel de la Policía Local.

Noticias relacionadas