Barça 3-Democracia 0
Cyl dots mini

Barça 3-Democracia 0

Manifestantes por la unidad de España, este sábado en las calles de Barcelona.

No, no quiero decir que el club de fútbol Las Palmas represente a la democracia y el Barça al independentismo. No, simplemente quiero decir que este domingo la democracia ha sufrido un rotundo fracaso, sin que haya habido vencedores. No ha ganado nadie, ni siquiera el Barça a pesar de sus tres goles, y perder, hemos perdido todos ciudadanos. Nos han metido un gol descomunal a todos demócratas.

Como se puede ver en la imagen que encabeza estas líneas, y que pertenece a la manifestación del sábado, en Barcelona se ha perdido el miedo a manifestarse como españoles, cosa nada fácil todavía hace algunos meses. Sin estar apoyados por ningún partido político, miles de ciudadanos catalanes/españoles se lanzaron a la calle, por el mañana primero y más aún por la tarde, motivados en parte por el hartazgo al enfrentamiento que estamos viviendo y aguantando durante 20 años y en parte por vernos apoyados por personas demócratas de toda España, a quienes agradecemos sinceramente su gesto.

 

No fue una demostración contra nadie, fue una manifestación por la unidad y por la paz. Quisimos demostrar en Barcelona que nos sentimos europeos, españoles y catalanes, que no queremos privilegios, pero tampoco ser considerados como parias en nuestra propia patria. Quisimos demostrar que queremos convivir en paz con aquellas personas que convencidas de sus ideas independentistas quieren también convivir en paz con nosotros.

 

Ese sábado fue un día alegre. Pero este domingo ha sido un día muy triste. El mero hecho de que se haya llegado a esta situación es un fracaso rotundo de los partidos políticos – de todos. ¿O es que no hay medios democráticos previstos por nuestro ordenamiento jurídico para prevenir estos casos? Si así fuera, lo que estaría fallando es nuestra democracia. Los actos de esta jornada del 1-O, que todos conocéis, nos han demostrado que algo muy grave está pasando en Barcelona y en toda España. Es el final anunciado de una película que se viene desarrollando desde hace años.

 

Cuando un club deportivo se dedica a hacer política, malo. Cuando la Iglesia Católica se dedica a defender a la burguesía catalana, peor, y nos trae a la memoria siglos de oscurantismo que ya creíamos haber dejado atrás. Y cuando unos gobernantes están animando a los ciudadanos a saltarse la Constitución, esto ya no tiene nombre.

 

No pretendo con estas líneas repartir responsabilidad ni juzgar a nadie y creo que en este momento hacen mal los partidos constitucionalistas en culparse mutuamente de lo que está ocurriendo. Es hora de unir, no de dividir. Naturalmente, todos sabemos quiénes son los principales responsables de la situación en Cataluña. Pero de lo que se trata ahora es de mirar al futuro, de decidir qué es lo que se va a hacer mañana. Lo primero que tienen que hacer los partidos constitucionalistas – PP, PSOE y C`s- es ponerse de acuerdo en qué clase de país y de democracia quieren que sea España. Esto es fundamental. Y ahí radica el principal problema de España y de Cataluña, en la desunión de los partidos constitucionalistas. Que no se confundan, podrán ser rivales, pero no enemigos. Una vez que se hayan puesto de acuerdo estos tres partidos, deberán dialogar con todos los demás, pero sabiendo que hay unas líneas rojas que no se pueden traspasar, mientras no se cambie la Constitución.

 

La falta de unidad de los partidos constitucionalistas está dando alas a los independentismos regionales. Su principal preocupación debe ser tratar de resolver el grave problema que ahora tenemos los españoles, no en posicionarse ante eventuales elecciones. Los ciudadanos hemos cumplido. Los partidos políticos, todavía no.

Noticias relacionadas