Bankinter pide a la UE que aclare si hay abusividad o no en sus hipotecas multidivisas

Foto: EUROPA PRESS

Solicita al Juzgado de Primera Instancia Número 9 de Salamanca que plantee una cuestión prejudicial ante el TJUE para que aclare si existe o no abusividad en sus hipotecas multidivisas.

Bankinter ha solicitado al Juzgado de Primera Instancia Número 9 de Salamanca que plantee una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) para que aclare si existe o no abusividad en sus hipotecas multidivisas comercializadas hace más de una década, según el escrito al que ha tenido acceso Europa Press.

 

El banco presidido por Pedro Guerrero es la entidad bancaria que más préstamos hipotecarios con cláusulas multidivisa concedió, calculándose que hay más de 20.000 clientes afectados por este producto. De hecho, Bankinter es consciente de este riesgo y con el objetivo de hacer frente a pleitos judiciales realizó una provisión de 184,7 millones de euros en el ejercicio 2018.

 

En una demanda protagonizada por Asufin e interpuesta contra Bankinter en Salamanca, la entidad ha decidido solicitar que el asunto se eleve a Europa, ya que asegura que "ciertos acontecimientos suscitan dudas relativas a la interpretación de la directiva europea", tal y como ha adelantado 'La Información'.

 

A juicio de Bankinter, resulta necesario que se aclare la correcta interpretación del Derecho de la Unión Europea en la resolución de este procedimiento, recordando que cuando existen dudas sobre la aplicación de la legislación cualquier juez nacional puede pedir al TJUE que se pronuncie.

 

Para fundamentar esta solicitud, Bankiner ha incluido en su escrito varias circunstancias que considera aconsejan el planteamiento de una cuestión prejudicial, como que la jurisprudencia más reciente de Europa precisa que el carácter abusivo de una cláusula contractual no puede obedecer únicamente a su falta de transparencia.

 

En este sentido, la entidad expone varios casos de sentencias sobre los asuntos 'Andriuc', 'OTP Bank' o 'OTP Faktoring' que fueron elevados a la UE, u otra más reciente dictada en el asunto 'Dunai', en el que se ha establecido que la eventual declaración del carácter abusivo de las cláusulas contractuales no puede descansar únicamente en su falta de transparencia, sino que para declararla como tal es imprescindible realizar un juicio adicional sobre si causan un desequilibrio y son contrarias a las exigencias de la buena fe.

 

De igual forma, Bankinter expresa que el derecho del cliente para modificar la divisa impide declarar el carácter abusivo de las cláusulas examinadas. Según la entidad, la atribución de esta facultad al consumidor elimina cualquier desequilibrio contractual. Asimismo, asegura que la legislación española establece que el plazo para el ejercicio de la acción de nulidad por abusividad en los casos de cláusulas objeto principal del contrato es de cuatro años.

 

Las hipotecas multidivisa son préstamos contratados en euros cuyas cuotas de amortización y capital se calculan con arreglo al valor de las divisas diferentes a las que a lo largo de la vida del préstamo esté referenciado el préstamo. A diferencia de los convencionales, son productos complejos que se exponen a la volatilidad del tipo de interés y a la fluctuación de la moneda, pudiendo generar extraordinarias pérdidas patrimoniales.

 

SACA AL MERCADO UNA CARTERA DE 1.000 HIPOTECAS

 

Se da la circunstancia de que pocos días después de presentar este escrito --fechado el pasado 7 de junio-- con el que Bankinter busca el respaldo de Europa en lo que respecta a la comercialización de este producto, ha salido a la luz la puesta en el mercado de una cartera formada por 1.000 hipotecas con impagos, de los que la mitad son multidivisa, según ha adelantado 'El Confidencial' y ha confirmado Europa Press.

 

La cartera, que se enmarca en una operación bajo el nombre 'Proyecto Ryder', tiene un valor inicial de 120 millones de euros. El problema es que la cláusula multidivisa que contiene la mitad de estas hipotecas está llevando a los fondos interesados en hacerse con la cartera a pedir garantías adicionales al banco para el caso en que existan resoluciones a favor de los consumidores.

 

El Tribunal Supremo ya ha dictado varias sentencias a favor de los clientes, declarando la nulidad de los contenidos relativos a las menciones a distintas divisas al euro en la escritura hipotecaria. La última es del pasado mes de marzo, en la que el Alto Tribunal estimó la demanda interpuesta por un cliente contra Bankinter declarando la nulidad parcial de un préstamo hipotecario multidivisa suscrito por las partes el 21 de septiembre de 2007.