Azucarera reclama prorrogar las cuotas de azúcar de remolacha, como mínimo hasta el año 2020

El responsable de la Azucarera señala que la ampliación del periodo de cuotas es una "posición ampliamente compartida por todo el sector"
Azucarera, a través de su consejero delegado, Juan Luis Rivero, ha reclamado hoy el mantenimiento de las cuotas de azúcar, "como mínimo hasta 2020", con el fin de disponer del tiempo necesario para culminar sus planes de productividad y competitividad del sector en España y, fundamentalmente, en Castilla y León, posicionamiento realizado frente a la propuesta de la nueva Política Agrícola Común (PAC) conocida el pasado día 12 de octubre que contempla la supresión de dichas cuotas antes del 30 de septiembre de 2015.

Rivero, en un encuentro con los medios de comunicación en Valladolid, ha prometido "dar la lata" durante los próximos dieciocho meses, periodo previsto para negociar al nueva PAC 2014-2020, con el fin de que la propuesta hecha pública en octubre por el comisario Dacian Ciolos sea modificada y se prorroguen las cuotas de azúcar, condición imprescindible, a su juicio, para seguir mejorando la productividad de la los agricultores y la competitividad de la industria y, en consecuencia, para que el sector pueda adaptarse a un futuro régimen sin cuotas.

El responsable de Azucarera, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha precisado que la ampliación del periodo de cuotas es una "posición ampliamente compartida por todo el sector en España y Europa" y de vital importancia en una comunidad como Castilla y León, donde la compañía impulsa, cofinanciado por la Junta, el denominado 'Plan 2014' para mejorar la tecnificación del cultivo de la remolacha.

En este sentido, Rivero ha asegurado que la Comunidad, gracias al referido plan y las inversiones que la Junta ha realizado en materia de regadíos, "tiene aún un montón de terreno de juego por delante", en alusión a la continua capacidad de mejora de los rendimientos, y al respecto ha puesto como ejemplo las 170 toneladas por hectárea obtenidas ya por algún agricultor castellano y leonés.

La Comunidad, a la cabeza de Europa
"Básicamente, lo que demandamos es tiempo para seguir mejorando la rentabilidad, capítulo en el que hoy Castilla y León se ha convertido en la región de Europa con mejores rendimientos, pero necesitamos seguir en esa línea", ha insistido Rivero, quien advierte de que sólo de esta forma se podrá competir en igualdad de condiciones con otros países de la UE y contrarrestar los mayores costes por riego que soportan nuestras explotaciones.

Pero además, el consejero delegado de Azucarera ha apuntado que la supresión de cuotas podría conllevar el desembarco en Europa del azúcar procedente de Brasil, EE.UU. o del 1.700.000 toneladas "ociosas" de que dispone Francia, al tiempo que ha recordado que su mantenimiento ha permitido sobrellevar hasta ahora una situación de extrema volatilidad de los precios internacionales de las materias primas, que no sólo afecta a España sino al conjunto de Europa.

Asimismo, Rivero ha señalado que la situación de inestabilidad de suministro y precios que se ha vivido en los últimos dos años justifica plenamente "una producción nacional de azúcar de remolacha que ayude a mantener el tejido agrícola y garantice el suministro a costes razonables, superando cualquier riesgo de deslocalización y de dificultades de mercado".

De hecho, el sector remolachero ya tuvo que enfrentarse a un duro ajuste tras el anterior proceso de reestructuración del sector en 2005/2006, que supuso la reducción en un 50% de la producción del azúcar de remolacha en España, lo que llevó al cierre de varias fábricas en Castilla y León, Castilla La Mancha y Andalucía, y aumentó la dependencia de España del azúcar de importación.

A este respecto, el representante de Azucarera ha negado que en los planes de ésta figure un nuevo cierre de plantas en Castilla y León, pues, como así ha destacado, se está apostando "no sólo por mantener sino por crecer en el cultivo de la remolacha. Nuestra idea es que tenemos que ser más competitivos, y para ello es preciso que haya más remolacha en España".

Acto de conciliación con UCCL
En cuanto a las acusaciones de UCCL en las que dicha organización imputaba a Azucarera el robo de cerca de un millón de euros perteneciente a los remolacheros españoles, Rivero ha asegurado no compartir la "estrategia de comunicación" que mantiene dicha organización agraria y, tras calificar de "desafortunadas" tales incriminaciones, ha anunciado que se ha presentado la correspondiente denuncia y se está a la espera de celebrar un acto de conciliación con la parte denunciada.

Azucarera forma parte del grupo AB Sugar, perteneciente a su vez a la multinacional británica Associated British Foods (ABF), que dispone de plantas de producción en España, Reino Unido y otros seis países de África y China. En España, la compañía cuenta con más de 1.000 empleados y comercializa una amplia gama de azúcares y productos derivados de la caña y la remolacha azucarera.

Esta última procede del suministro de materia prima de 6.500 agricultores distribuidos en Castilla y León, el País Vasco, La Rioja y Andalucía.. En Castilla y León, la empresa posee cinco centros de producción, envasado, suministro e I+D+i situados en Zamora (plantas de Benavente y Toro), León (La Bañeza), Valladolid (Peñafiel) y Burgos (Miranda de Ebro).

Azucarera tiene también un centro en Jerez de la Frontera en el que extrae azúcar procedente de remolacha y de caña azucarera, así como energía mediante procesos de cogeneración.