Avenida cae pero promete guerra a un Fenerbahçe obligado a sacar su versión titán

Partidazo de Milovanovic, de largo la mejor en ataque (Foto: Perfumerías Avenida)

Nada que reprochar a las jugadoras de Perfumerías Avenida que caen frente a Fenerbahçe (78-68) obligando al gigante turco a sacar su mejor versión. Encomiable trabajo defensivo y de mentalidad para mantenerse en partido y quedarse con la sensación de que puede haber eliminatoria sobre todo si jugadoras como Milovanovic firman otro partidazo similar. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

FENERBAHÇE (18+18+24+18): B. Vardali (6), A. Verameyenka (9), C. Williams Parker (23), S. Gruda (13), A. Quigley (7) -cinco inicial-, P. Bilgic (4), A. Cora (2), T. Canitez (0), J. Lavender (14).

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (14+17+21+16): Adaora Elonu (8), Silvia Domínguez (7), Erika De Souza (10), Chrissy Givens (11), Gabriela Marginean (3) -cinco inicial-, Jelena Milovanovic (27), Laura Quevedo (0), Laura Gil (2).

 

ÁRBITROS: Jasmine Juras (SRB), Andrada Csenders (ROU) y Luka Kardum (CRO).

 

INCIDENCIAS: Primer partido de la eliminatoria de cuartos de final disputado en el Metro Energy Sports de Estambul. 

Cuando te mides a un equipo del potencial de Fenerbahçe puedes hacerlo con la mentalidad de darte por 'jorobado' desde el minuto uno o la de intentar hacer algo épico. Perfumerías Avenida saltó a la pista del Metro Energy Sports con la idea de intentarlo, de ver hasta dónde podía forzar a su rival. Que el conjunto turco necesitara de la mejor Parker y de la mejor Lavender y que no se fuera del encuentro en ningún momento pese al tremendo esfuerzo de verse siempre a remolque permiten al equipo salmantino regresar a Würzburg con la idea, pese a la derrota, de seguir vivo.

 

Tan sólo con ver los cincos iniciales planteados por los técnicos quedaba claro que el partido estaría definido por multitud de detalles tácticos. Con tres grandes de inicio Fenerbahçe, aprovechando la calidad y movilidad de Parker como alero alto con la que se emparejó de inicio Marginean. Aprovechar su superioridad física en ataque era la idea del equipo turco, aunque fue desde la defensa donde esa mayor envergadura empezó haciendo más daño a Avenida. 

 

Aunque Verameyenka y Parker empezaron anotando, sí Avenida conseguía que su rival no jugara transiciones rápidas le paraba bien atrás. Lo que necesitaba el equipo salmatino era sumar más en ataque porque en sus penetraciones topaba con la muralla turca y el lanzamiento exterior no entraba. Así las locales aprovechaban sus contraataques y los desajustes que llevaban a emparejamientos de jugadoras como Silvia y Parker para sumar y conseguir después de cinco minutos su máxima renta, 15-6, que incluso se fueron hasta los +12 para las locales. 

 

La entrada a la pista de Milovanovic le dio otro aire al ataque de las de Oretega. Mejoró ante el aro rival Avenida y también en defensa. y así sumó un parcial de 0-7, tras anotar la serbia el primer triple del equipo, con el que logró irse al final del primer parcial con sólo cuatro puntos de desventaja y habiendo visto cuál era el camino a seguir para intentar hacer daño a Fenerbahçe.

 

Avenida estaba mucho mejor atrás y desde ahí seguía creciendo su juego de manera que si en su aro Lavender suamba, en el turco respondían con acierto Milovanovic y De Souza, con tres rebotes ofensivos, y poniendo a su equipo a un punto de Fenerbahçe, 22-21, en los que fueron los mejores minutos del equipo salmantino en ese parcial.

 

De hecho el banquillo local pareció preocuparse porque volvió a llamar a las 'armas' a sus estrellas, Gruda y Parker, y la norteamericana demostró porque muchos afirman que es una jugadora capaz de jugar 'otro' baloncesto -y eso que Elonu se dejaba el alma en su defensa-. Con su 1,91 se sale fuera de la zona y desde allí decide si lanza o penetra y casi siempre con acierto. Seis puntos consecutivos -triples de Vardali y Parker-, y pequeño estirón local que Avenida, sin ningún ánimo de rendirse, supo controlar trabajando al rebote y con un robo y canasta de Givens para marcharse al descanso dentro de partido, 36-31. 

 

Quigley, absolutamente controlada durante el primer tiempo, volvió picada a la psita y en su primer lanzamiento anotó un triple. Una declaración de intenciones ante la que no se arrugó tampoco el equipo salmantino respondiendo Milovanovic con otro acierto desde 6,75 a uno más de Parker -a esas alturas ya con 17 puntos-, y una canasta en penetración de Silvia Domínguez para ajustar la situación, 42-38. 

 

Si a esas alturas Gruda y Parker demostraban su calidad no se puede dejar de destacar el trabajo coral y defensivo de un Perfumerías Avenida en el que Milovanovic dejaba su calidad, Givens su garra, Erika su poderío, encomiable el esfuerzo de Elonu con cualquier pareja de baile y el resto un trabajo incansable atrás que permitía a la escuadra salmantina igualar el partido mediado el tercer cuarto, 47-46. La duda es si físicamente, y también por acumulación de faltas, Avenida iba a poder aguantar. Lavender cargaba ahora al rebote y sus puntos permitían a las turcas un pequeño respiro tras un parcial de 4-0, lo que obligaba a Ortega a parar el partido a 2'42" para el final del cuarto. Nada para regalar a esas alturas. 

 

Bien controlada hasta entonces cerca del aro, Lavender hizo daño con dos canastas consecutivas desde el exterior, ambas como la que consiguió Vardali al final del parcial, con el límite de la bocina encima. Siete puntos de los que hacen daño porque el esfuerzo pese a un par de malas decisiones en ataque era titánica de las de Ortega, Ocho puntos eran la diferencia con la que Avenida se iba por detrás, 60-52.

 

A esas alturas Fenerbahçe ya había recibido el aviso por parte de Avenida de que iba a intentar aprovechar la mínima oportunidad y por eso regresó a la pista con su versión más defensiva, planteando una zona atrás con tres jugadoras grandes que además sumaron un par de rebotes ofensivos que permitieron a las locales anotar para mantener su vetnaja en el inicio del cuarto. Ni así se resignó Avenida, pese a que algunas jugadoras ya evidenciaban el desgaste acumulado. 

 

Aun con una desventaja de diez puntos a falta de un minuto siguió trabajando y robando balones Avenida, mostrando los dientes a un Fenerbahçe que tuvo que sacar su versión titán  -56% de acierto en tiros de dos y 50% en lanzamientos triples-, para derrotar a un rival que el viernes promete guerra.