Avenida busca que esta vez la noche memorable se incline a su favor

DUELOS ANTE SPARTAK. Siempre históricos con el primer gran éxito europeo en la semifinal de la Eurocup 2006 y el partido definitivo de la ‘Final Four’ 2009.
T. S. H.

H alcón Avenida vela armas ante otra de esas noches memorables que le depara la competición y, sobre todo, los duelos europeos. El equipo salmantino está a un paso de volver a hacer historia porque se enfrenta a su oportunidad de meterse entre los cuatro mejores de la Euroliga al finalizar la fase de clasificación. Una circunstancia que además debe refrendar ante el peor de los rivales posibles o, al menos, el más laureado de todos porque enfrente tendrá al Spartak, el tetracampeón ruso.

Un adversario temible pero que a Halcón Avenida le trae los mejores recuerdos porque frente a las rusas ha alcanzado, en diferentes momentos, cotas hasta entonces desconocidas. Dos partidos en Salamanca y dos derrotas que, curiosamente, no dejaron mal sabor de boca. Más bien al contrario.

El primer enfrentamiento se produjo el 2 de marzo de 2006 en unas semifinales de la Eurocup que suponían el mejor resultado alcanzado nunca por el equipo salmantino en competiciones europeas. Spartak llegó a Würzburg con un 71-55 en la ida y en la vuelta el empate a 61 clasificó para la final a las rusas, aunque aquella igualada ante el equipo que entonces lideraba la gran Lisa Leslie fue celebrada por todo lo alto entre los aficionados charros. David al menos hizo frente a Goliat, aunque el duelo se inclinara a favor del gigante ruso.

Hubo que esperar al 5 de abril de 2009 para que estos dos equipos se volvieran a encontrar, en esta ocasión en la Euroliga y nada menos que en el encuentro definitivo de la Final Four, que se disputó en Salamanca. Goliat era más Goliat que nunca mientras Halcón Avenida emergía en Europa como un David más que peleón, que se había plantado en aquella final después de una fase de clasificación brillante y dar la sorpresa tanto en octavos como en cuartos.

Cualquier quiniela apuntaba a Spartak como vencedor, no en vano en sus filas acumulaba estrellas como Diana Taurasi, Lauren Jackson, Sue Bird o Sylvia Fowles, pero estar en la final ya era premio para Avenida que además incluso se permitió el lujo de tutear al campeón –que buscaba su tercer título–, en tres cuartos del encuentro.

Ahora Spartak y Avenida se vuelven a cruzar en un momento definitivo, en otra noche que asegura una ambiente memorable en Würzburg, pero en la que el equipo salmantino busca que a la tercera vaya la vencida y el duelo se incline a su favor. David se siente más cerca que nunca de un Goliat al que las bajas de Lauren Jackson y Jekabsone le hacen más humano pero que sigue contando con jugadoras como Sue Bird, Korstin Milovanovic, Prints o Petrovic, capaces de solventar la situación en cualquier pista. Un partido que vale su peso en oro.