Avenida busca el póquer de victorias en Europa ante un rival que está lejos de ir de farol

Elonu, De Souza y Givens

Cuarta jornada de la Euroliga y cuarto partido en Wüzburg que por primera vez recibe al Yakin Dogu. En cualquier otro momento jugar ante un debutante parecería una buena oportunidad pero este equipo turco viene de ganar todo el año pasado y quiere encaramarse a top europeo así que cuidado. 

Cuando se realizó el sorteo de Euroliga llamó la atención que en el calendario de Avenida había cuatro partidos consecutivos en casa que podían suponer, si se aprovechaban, la oportunidad de situarse en posición de privilegio con un mes de competición que ahora ya está a punto de finalizar.

 

No se podía fallar y había que sumar las máximas victoria posibles porque cuando llegue la cuesta de enero se sucederán las salidas y se redoblará la complicación. Y, por ahora, Avenida cumple con creces los objetivos porque incluso ganó el duelo que pocos esperaban frente a UMMC Ekaterinburg y en general ha sido en los partidos de la Euroliga cuando mejores sensaciones ha ofrecido el bloque. 

 

Completar el póquer ahora ante el Yakin Dogu supondría una jugada perfecta pero no será sencillo porque el equipo turco no es un debutante al uso, es un equipo casi recién nacido -hace tres años no se sabía de él-, que quiere ser de los grandes y quiere serlo ya. No disimula ni va de farol y ya lo demostró el año pasado ganando todo lo que se le puso por delante: Liga turca, Copa turca y Eurocup, alzándose con un triplete histórico.

 

Su potencial económico es indudable y por eso cuenta con varias jugadoras WNBA como Vandersloot, McBride, Lavender o Hollingsworth, además de internacionales europeas de prestigio Wauters, Mestdagh, Eldebrink y varias de las mejores turcas. Un plantillón que el mismo Ortega reconoce que está "a la altura de Ekaterimburgo y Kursk". 

 

Y frente a este campeón turco, ¿qué toca? Ser equipo, muy equipo y dar con un partido en el que el nivel de intensidad y acierto se asemeje al alcanzando ante el poderoso ruso. Con la única baja de Gil -que recordamos no volverá hasta después del parón de selecciones-, y después de haber podido dar descanso a las rodillas de Erika De Souza aunque ella haya podido perder algo de ritmo, el equipo ha trabajado en detalle el 'scouting' de este partido que como muchos en Europa se puede decidir por detalles. 

 

Y si alguien tiene dudas de qué hacer el domingo por la tarde, es el propio míster de Avenida el que da una pista de lo que pueden encontrar en Würzburg.  "Quienes vengan van a ver a un equipo grande en el mundo, que hace un buen baloncesto y que tiene jugadoras top mundiales. Un espectáculo". Con todo eso, no resulta raro afirmar que "mañana es un partido aún más difícil que contra Eka, quienes saben de baloncesto se dan cuenta de ello, y nosotros lo sabemos", reconoce Miguel. 

 

Y para que nadie se despiste, este será además un partido especial porque no se juega en el horario habitual. Comenzará en Würzburg a las 18.00 horas.