Autovía Ciudad Rodrigo-Portugal: este es el pequeño tramo que se abre este 6 de noviembre
Cyl dots mini

Autovía Ciudad Rodrigo-Portugal: este es el pequeño tramo que se abre este 6 de noviembre

Tramo de 1.850 metros de la A-62 entre Fuentes de Oñoro y la frontera lusa.

La apertura de un tramo de 1.850 metros de los 5.000 del total pone fin a una espera de cerca de una década plagada de problemas con las obras.

El próximo día 6 de noviembre el Ministerio de Fomento abrirá al tráfico los primeros 1.850 metros del tramo de la autovía A-62 entre Fuentes de Oñoro y la frontera con Portugal que está pendiente desde hace años. Es una pequeña parte del tramo que lleva comprometido más de una década, 5.000 metros que son los últimos sin convertir de esta autovía.

 

El proyecto ha sufrido un largo y proceloso proceso de tramitación y ejecución, con licitaciones fallidas, retraso de obras, quiebra de empresas, cambio de presupuestos, baile de fechas... El resultado, un retraso cercano a la década que se ha incrementado en todos y cada uno de los pasos que se han dado. Además, como parte de los 40 kilómetros entre Ciudad Rodrigo y la frontera portuguesa, es uno de los trayectos de carretera más peligrosos de Salamanca. El caso es que llevaba meses prácticamente terminado y a falta de algunos trámites, pero no se había abierto y se hará, parcialmente, en plena campaña electoral, aunque su apertura total no es posible porque no hay continuidad en el lado de Portugal.

 

El contrato de obra fue licitado por primera vez en 2008 de acuerdo con un proyecto finalizado ese mismo año, que se adjudicó en 2009 a Teconsa en 14,9 millones. Las obras no llegaron a iniciarse porque la empresa fue declarada en concurso de acreedores por lo que en 2010 se anuló el contrato. Las obras habían estado paralizadas durante meses y todavía tardaría en volver a licitarse el contrato.

 

Fue en enero de 2014 cuando, por segunda vez, se acometió la adjudicación de la obra, y se adjudicó por 19,8 millones de euros en noviembre de aquel año, con la firma en diciembre de ese año; el plazo de ejecución era de 40 meses debido a la complejidad de las conexiones. Las obras, por lo tanto, han desbordado ampliamente su plazo límite de ejecución, que expiró a mediados de 2018, que es cuando se prometió su finalización, por falta de ejecución de presupuestos. Lleva ya más de un año de retraso sobre lo previsto en el contrato.

Noticias relacionadas