Autorizado el proyecto para modernizar la vetusta estación de autobuses de Salamanca

Autorizada la ejecución de las obras de modernización y mejora de la estación de autobuses de Salamanca, que tendrán 4,9 millones de presupuesto.

El Consejo de Gobierno ha autorizado este jueves la ejecución de las obras de modernización y mejora de las condiciones arquitectónicas y de eficiencia energética de la Estación de Autobuses de Salamanca que ascienden a un total de 4.953.580 euros de los que la Junta de Castilla y León aporta 4,4 millones de euros y el Ayuntamiento de Salamanca, 500.000 euros.

 

La reforma integral de la vetusta estación está pendiente desde que en 2009 se presupuestó, pero quedó paralizada por la crisis, siendo la única de las grandes capitales de provincia que seguía anclada en el pasado. En realidad, la ciudad lleva esperando diez años en los que se ha prometido su ejecución en dos procesos electorales, y en numerosas otras ocasiones, sin que llegara a hacerse realidad. La reforma tendría que haber empezado en 2016 y no lo hará hasta, al menos, 2018. Además, le costará dinero al Ayuntamiento porque el Alfonso Fernández Mañueco se empeñó en dar una subvención que la Junta no había pedido; es del 10% del coste, pero le permite atribuirse una cuota de participación.

 

Según los planes, las obras no estarán terminadas hasta junio de 2019, aunque eso fue lo previsto en 2016. Para entonces, la estación llevará a sus espaldas más de 40 años de servicio sin reformas ni grandes actuaciones de mantenimiento. Algo que ha derivado en un estación de conservación deficiente y en una imagen que muchas capitales de provincia han dejado atrás. Sus instalaciones es lo primero que ven de Salamanca muchos viajeros, entre ellos, miles de estudiantes y turistas.

 

El Consejo de Gobierno ha autorizado la ejecución de las obras de modernización y mejora de las condiciones arquitectónicas y de eficiencia energética de la Estación de Autobuses de Salamanca, cuyas líneas principales de actuación son: la modernización del conjunto arquitectónico, la mejora de la confortabilidad y el servicio a los viajeros, la mejora de la eficiencia energética con la sustitución de carpinterías, la mejora en el aislamiento y la sustitución total de las instalaciones obsoletas por otras modernas y eficientes, la adaptación total del edificio a personas con discapacidad, la mejora de las condiciones de habitabilidad y salubridad y la redistribución de espacios y adecuación de usos.

 

La ejecución de las obras, así como la posterior gestión de los servicios energéticos de la estación de autobuses, serán asumidas por la empresa pública Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León, S.A. (SOMACyL), adscrita a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León. El importe de ejecución de las obras asciende a la cantidad de 4.953.580 euros, de los cuales la Junta de Castilla y León aporta 4.453.580 euros y el Ayuntamiento de Salamanca los 500.000 euros restantes.

 

La estación de autobuses de Salamanca fue construida en el año 1975 por la Administración del Estado que conservó su titularidad hasta diciembre de 2014, año en el que por Real Decreto 1068/2014, de 19 de diciembre, se aprueba el Acuerdo de la Comisión Mixta de Transferencias Administración General del Estado - Comunidad de Castilla y León.

 

Los servicios de transporte ofertados por esta estación se corresponden con 45 líneas, de las cuales 20 son internacionales, 5 nacionales y 20 autonómicos y cuenta con número de viajeros anuales superior a 2.500.000. En la actualidad la Estación de Autobuses de Salamanca está gestionada por la mercantil ‘Estación de Autobuses de Salamanca S.L.’ en régimen de concesión por un plazo de 75 años, es decir, hasta 2050.