Aunque sean vacaciones, la silla mejor no perderla de vista