Aumentan los problemas de 'Mis Pollitos': adeuda entre dos y tres mensualidades a sus trabajadores

Imagen de la guardería de 'Mis Pollitos' situada en la Cuesta de San Blas de la capital salmantina

Carmen Pazos Bejarano, la educadora infantil salmantina dueña de las guarderías, ha sido señalada la pasada semana por compartir negocio con la esposa del político popular detenido, Ignacio González.

Desde la sección de Enseñanza de UGT Salamanca han confirmado a este diario que los problemas de las guarderías 'Mis Pollitos' no se limitan a las relaciones de la fundadora de la empresa, la salmantina Carmen Pazos, con la mujer del detenido Ignacio González, sino que van más allá, ya que adeudan entre dos y tres mensualidades a sus trabajadores.

 

"Los trabajadores de 'Mis Pollitos' arrastran problemas laborales serios desde hace tres años", aseguran desde UGT, pero "actualmente ya hemos presentado desde el sindicato las denuncias pertinentes ya que adeudan entre dos y tres mensualidades", añaden.

 

En Salamanca, el grupo de guarderías tiene entre 60 y 70 trabajadores, "que nunca han cobrado en día y hora", lamentan desde UGT. "Cuando se van a cumplir los tres meses de impagos, pagan un mes, y así siempre", añaden.  

 

Pero los problemas no acaban ahí, ya que según aseguran desde la sección de Enseñanza de UGT, los centros sufren incluso cortes de luz por impagos, lo que redunda negativamente en el servicio ofrecido a las familias.

 

LA TRAMA DE LA 'OPERACIÓN LEZO'

 

Según informaba la pasada semana el diario 'El Español', el juez Eloy Velasco considera que Ignacio González, su esposa Lourdes Cavero y su hermano, Pablo González, pusieron en marcha varios negocios de guarderías y, junto a Zaplana (expresidente valenciano y exministro con Aznar), una sociedad experta en la creación de empresas ‘offshore’, que tenía la patente de un milagroso producto de desinfección de agua. Todo ello con el objetivo de blanquear el dinero de origen ilícito de que disponían, según el auto de la 'Operación Lezo'.

 

Precisamente la esposa de Ignacio González unió lazos empresariales el año pasado con la educadora infantil salmantina, Carmen Pazos Bejarano, para poner en marcha su propia red de guarderías. Un proyecto que se ha quedado congelado al salir a la luz todos los negocios ilegales de González e ingresar en prisión, según informa El Español.

 

En 2017 el apellido Cavero entra en contacto con las sociedades de Carmen Pazos Bejarano en la sociedad Grupo Empresarial Chickies SL, que todavía no ha presentado ningún informe al registro mercantil. Carmen Pazos es la presidenta de esta empresa en la que también está presente la esposa de Ignacio González, sus sobrinas y el CEO de la inmobiliaria a la que compraron la mansión de Aravaca, Alberto Pérez de la Sal.

Noticias relacionadas