Atropellos en Salamanca: bajan los siniestros pero el 85% de los peatones implicados sufren lesiones

Avenida de los Cipreses.

Un 85% de los accidentes con peatones acabaron con daños para los implicados: de las 25 víctimas que sufrieron lesiones más importante, entre muertos y heridos graves, 16 eran viandantes.

Cada vez menos accidentes y menos víctimas. El total de 1.245 atestados de tráfico es la cifra más baja en años (a años luz de los 1.790 de 2009), pero también más de tres incidentes al día. Totalizan 357 víctimas y 1.760 implicados ilesos, por las más de 565 víctimas de hace una década. Por último, hace una década hubo años de cuatro (2008) y tres muertos (2009) en accidentes en la capital, frente a los dos del año pasado. Este es el panorama del tráfico en Salamanca, un avance muy apreciable pero que todavía tiene puntos mejorables.

 

El principal problema sigue siendo el de los atropellos. Según los datos de la Memoria de la Policía Local facilitados este viernes, en 2018 se produjeron 106 atropellos en Salamanca. Es la cifra más baja en una década, aunque por poco (en 2017 hubo 109), pero todavía se mantiene por encima del centenar.

 

Lo peor es el balance de daños. El motivo, que los peatones siguen siendo el eslabón más débil de la movilidad. De los 1.245 atestados contabilizados, los peatones participaron en 115 y 92 sufrieron algún tipo de daño en alguno de los 106 atropellos: un fallecido, 15 con heridas graves y 76 leves. Otros 23 peatones implicados resultaron ilesos, pero casi el 85% de los siniestros terminaron con algún daño para los peatones. De los 2.022 conductores y ocupantes implicados en accidentes, 1.737 salieron ilesos: el 85%, y solo 15% de daños.

 

Analizando los datos, se comprueba que los viandantes son los que se llevan lo peor de las consecuencias: es habitual que si hay muertos en accidente de tráfico, heridos muy graves o graves, sean los peatones. Este año pasado ha habido dos muertos en accidente de tráfico en Salamanca, un peatón y un ocupante de un vehículo, pero de los 23 heridos graves, ocho eran conductores y 15 peatones. De los 332 heridos leves, 197 eran conductores, 59 pasajeros y 76 peatones. Y del total de los 1.760 implicados ilesos o sin especificar, 23 eran peatones, 271 ocupantes y 1.466 conductores. 

 

Respecto de las causas de los 106 atropellos, en 40 casos no se respetó la prioridad, 24 fueron motivados por conducción distraída o desatenta, 18 se produjeron tras irrumpir el peatón en la calzada, ocho por marcha atrás sin precaución, seis por conducción negligente o temeraria, tres por alcohol, uno por velocidad inadecuada, uno por el estado o condición de la vía y los restantes por causas no suficientemente determinadas. Es decir, que la mayoría de los casos son accidentes provocados por los vehículos.

 

La mejoría parece relaccionada con las medidas tomadas en los últimos años, como la instalación de algunas radares en la avenida de Portugal (uno de los lugares que ha sumado más atropellos), iluminación en pasos de cebra, reducción a 30 km/hora en algunas zonas... Ahora hay que esperar que el próximo 'empujón' en seguridad vial lo den las nuevas medidas implantadas. Para empezar, la instalación de radares en Canalejas, Cipreses, San José... y otros lugares problemáticos. Y para seguir, la ampliación de la zona 30 a todo el centro. Veremos dentro de un año si dan resultado.