Atención Primaria, un año en primera línea frente al Covid-19: "La probabilidad de enfermar y morir supera al riesgo de la vacuna"
Cyl dots mini

Atención Primaria, un año en primera línea frente al Covid-19: "La probabilidad de enfermar y morir supera al riesgo de la vacuna"

El médico de Atención Primaria en el Centro de Salud Miguel Armijo, Lucas Fernández, recomienda a los salmantinos ponerse la vacuna para volver a tener "cierta normalidad", aunque reconoce que le surgen dudas sobre si se podrá "volver a la vida de antes". 

Lucas Fernández Del Campo Carranza, médico de Atención Primaria en el centro de salud Miguel Armijo

Ahora, con una parte significativa de la población salmantina 'semiconfinada' y con la movilidad limitada debido a la pandemia de Covid-19, se nos plantea una pregunta clave: ¿Cuánto tardaremos en que las cosas vuelvan a ser como antes?, si lo llegan a ser.

 

La mayoría de los expertos más competentes advierten que será muy difícil volver a "vivir como antes". Sus previsiones expresan con distintas palabras un mismo mensaje: "La gente siempre quiere volver al pasado pero a lo mejor no se puede".

 

Son las palabras del médico de Atención Primaria en el Centro de Salud Miguel Armijo de la capital, Lucas fernández, quien un año después de la vorágine  sigue pidiendo a la sociedad "responsabilidad"Asegura que la necesidad actual es el "buen ritmo de la vacunación, que vaya más rápido", aunque reconoce "no creo que sea la panacea". 

 

Por último, el doctor anima a los salmantinos a ponerse la vacuna Covid. "La probabilidad de que te mueras por ello es muy baja, sin embargo, la probabilidad de que enfermes y mueras supera muchísimo a la probabilidad de que mueras por la vacuna. Hay que ponérsela, es lo único que nos puede favorecer a la reintegración de una vida más o menos aceptable".

 

- Desde su perspectiva, ¿cómo cree que ha vivido la Atención Primaria la pandemia Covid-19?, ¿Cómo le ha afectado a los profesionales?

-"Nos afectó sobre todo el abandono que tuvimos al principio en lo que se refiere al sistema de protección. Fue un abandono general por parte del Gobierno de España, nos dejaron 'a pelo', sin ningún tipo de protección ante un virus desconocido. Seguimos pasando consulta pero sin nada con que protegernos, con lo cual, se infectó mucha gente. Hizimos nuestro trabajo pero desprotegidos y enfadados. Después, el ser humano es resistente, nos acostumbramos a todo".

 

- ¿Y a los pacientes?, ¿cree que han sufrido mucho por no poder acudir a sus consultas de manera presencial?

-"Con los pacientes fue un desastre. El problema de la consulta en España es que como todo es gratis voy las veces que quiero. Aquí no se resuelven problemas familiares, personales, sociales... no somos un servicio social... Los pacientes persistentes siguieron viniendo aunque intentamos que en los peores meses de la pandemia se resolviesen las consultas de forma telefónica, no les dejamos venir ya que muchas de las cosas se pueden resolver por teléfono. Luego, hemos tenido otra etapa, la del miedo, tenemos gente que ha muerto por no querer ir al hospital. Finalmente, hay pacientes que les dices que vengan porque tienen problemas de salud importantes y no quieren venir". 

 

- ¿Qué mejoraría hoy por hoy tras haber pasado todo esto?

-"Hay muchas cosas que mejorar. Todo esto nos debería hacer reflexionar, no es necesario que los pacientes vayan a consulta todos los días tal y como están acostumbrados... Se puede mejorar aprendiendo de los fracasos, mucha de la atención podemos seguir realizándola por teléfono. Cabe destacar que se pueden hacer desde la consulta muchas más cosas de las que pensamos, habría que instaurar un programa de seguimiento de pacientes no presencial para cosas que, insisto, se pueden hacer telefónicamente". 

 

- Su labor como facultativos de primera línea ha sido fundamental… ¿Cuáles son las lecciones aprendidas y recomendaciones de cara a lo que pueda venir?

-"Nuestra labor ha sido de primera línea. Hemos intentado, con todas nuestras carencias, frenar la avalancha que ha hecho polvo al hospital. En lo que se refiere a las lecciones aprendidas, con medios podemos hacer muchas cosas, de hecho, desde el momento que hemos tenido test de antígenos hemos podido desescalar los listados inmensos de PCR que a veces llegaban una semana más tarde... nos han permitido respirar y descongestionar servicios en el hospital. Mi recomendación es que nos doten de medios". 

 

-¿Están agotados? ¿Podrían soportar una cuarta ola que ya está aquí? 

-"Agotados no, estamos hartos, yo al menos. En el momento en el que se levanta la mano, la gente tiene la tendencia a hacer lo de siempre y tenemos que ser conscientes de que no podemos hacer lo de siempre ni si quiera vacunados. Hay un antes y un después, esto de que yo tengo derecho a socializar... no, hay que ser responsable, la gente no ha adquirido el concepto todavía... la prueba son todas las multas que se ponen. Más que agotados, estamos hartos de que no se respeten los consejos". 

 

- ¿Considera que el Covid-19 ha desplazado a los pacientes con dolor crónico?, ¿qué dolencias son las más habituales tras la pandemia?

-"Hemos tenido consultas telefónicas y muchas presenciales... a pesar de lo que diga la gente. Excepto al principio que permanecimos 'bunquerizados' debido al desconocimiento, el resto del tiempo hemos recibido pacientes. El dolor crónico es otro problema que aquí en España siempre ha estado mal tratado. Este dolor aumenta en épocas de crisis simplemente por estrés psicológico. El problema es que se cronifica y es difícil de tratar, se pueden hacer tratamientos, pero el cerebro ha aprendido a sentir dolor y después es muy difícil revertir. En lo que se refiere a las consultas tras la irrupción de la pandemia... han llegado muchas personas con ansiedad. Por lo general somos una sociedad ansiosa y esto no se cura, hay que aprender a enfrentarse a ella con recursos psicológicos, enseguida lo medicalizamos y nos hacemos adictos a los ansiolíticos". 

 

-¿Necesidades?

-"Hoy estamos aceptablemente mejor que hace un año. Las necesidad más grande que hay es que el proceso de vacunación vaya más rápido, a ver si lo que ha pasado en las residencias, donde la mortalidad ha disminuido, pasa en la calle, aunque visto lo visto, como sigamos con el proceso de vacunación ahora sí ahora no... Paramos, arrancamos... vamos a seguir igual. Necesitamos una vacunación global que no va a ser la solución porque no sabemos si las variantes nos van a complicar, no sabemos si será una enfermedad de vacunación todos los años... seguimos teniendo muchísimas dudas e incertidumbres". 

 

-¿Recomendaría vacunarse?

-"Sí. Yo me he vacunado la semana pasada. La recomendaría sin duda con cualquier tipo de vacuna ya que el número de trombos asociados presuntamente a AstraZeneca es muy bajo. La probabilidad de que te mueras por eso es muy baja, sin embargo, la probabilidad de que enfermes y mueras supera muchísimo a la probabilidad de que mueras por la vacuna. Hay que ponérsela, es lo único que nos puede favorecer a la reintegración de una vida más o menos aceptable. Tengo dudas de que logremos la normalidad de antes. Hay un antes y un después. La gente siempre quiere volver al pasado pero a lo mejor no se puede".

Comentarios

SAL 17/04/2021 18:53 #2
LOS DE PRIMARIA DE PRIMERA LINEA NADA DE NADA ESTAN ATRINCHERADOS EN LA RETAGUARDIA Y PROTEGIDOS POR SUS CORRESPONDIENTES VACUNAS (FUERON DE LOS PRIMEROS) Y POR LOS TELEFONOS, VEN A MENOS PACIENTES QUE NUNCA, VAYA LISTILLOS PARA ESO NO NOS SIRVEN ASI SOLO HABRIA QUE PAGARLES COMO A LOS TELEOPERADORES DE LAS CONSULTAS.
Maluveher 16/04/2021 13:49 #1
Muy bien...Lucas ...gracias y adelante... Salud y suerte...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: