Atención conductor: Los motoristas de la Guardia Civil incorporan radares ligeros para controlar la velocidad

40 motoristas de la Guardia Civil (Foto: E. P.)

Los motoristas de la Guardia Civil van incorporar ya 60 radares ligeros que podrán desplazar de un lugar otro durante sus salidas y se instalarían en puntos fijos con el fin de hacer controles integrales a los conductores.

La Dirección General de Tráfico va a incorporar de manera inminente 60 radares móviles que pone a disposición de los motoristas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil para que realicen controles de velocidad a los vehículos. Son radares que pueden transportar con facilidad en sus motocicletas para realizar controles desde puntos fijos con un trípode.

 

Estos nuevos radares, que se esperaban para el inicio de la campaña de verano pasado, permiten múltiples ubicaciones, posibilitando que los agentes que prestan servicio en moto realicen controles en diferentes emplazamientos, así como que se incremente la vigilancia en aquellos tramos de elevada accidentalidad y excesos de velocidad.

 

El pliego de condiciones del contrato indica que cada uno de los equipos debe medir la velocidad de los vehículos en un área de control y disparar su cámara si la velocidad media sobrepasa el límite, de manera que la imagen del vehículo, la velocidad y otros datos queden registrados en un archivo y su visionado sea realizado en un ordenador o tablet.

 

Cada equipo de medición tiene que captar velocidades de hasta 250 km/h a una distancia de 15 a 50 metros en dos carriles de carretera y con temperaturas de 0 a 50 ºC. La batería deberá tener un mínimo de cinco horas de funcionamiento.

 

Los equipos han de contar con trípodes con soporte y funda, ordenadores portátiles o tabletas para la gestión de infracciones, soportes magnéticos y para guardarraíl; maletas de transporte y manuales de funcionamiento y de mantenimiento.