Astu: "No disfrutamos la victoria y cuando empatamos o perdemos es un funeral. Ni una cosa ni otra"

Astu, entrenador de Unionistas (Foto: Teresa Sánchez)

El entrenador de Unionistas sigue dando vueltas a lo que se hizo mal ante el Cristo Atlético para no repetirlo y afronta el duelo ante La Virgen con la idea de ganar y disfrutar de ello. 

Semana complicada en el seno de Unionistas después de dos derrotas consecutivas, sobre todo porque la última se encajó en un mal partido que ha habido que analizar y digerir, tal y como reconoce su entrenador Astu. "Llevábamos mucho tiempo sin perder y menos dos partidos seguidos en siete días y el segundo con una imagen muy mala. Complicado pero también nos ha venido bien por dos cosas. Por un lado nos pone los pies en el suelo a todos y, por otro, nos ha hecho hablar mucho, ver todo lo que hicimos mal y creo que esa charla más las individuales, refuerzan al grupo y nos ayuda a valorar también la victoria que hay que hacerlo mucho más". 

 

Sobre las conclusiones que se han sacado señala "es que las derrotas en los dos partidos son diferentes porque las sensaciones son diferentes. Ante el Tordesillas merecimos al menos empatar pero el otro día lo que me preocupó es que no podemos, por mucha prisa que tengamos, pasarnos veinte minutos regalando balones a un rival replegado". Además señala directamente al error que más le molestó. "Nos frustra porque el único recurso que tuvimos fue el balón directo a puntas y evidentemente un rival cómodo atrás encuentra eso ideal. A su vez cada vez que había un despeje nos eliminaban a siete. Por eso al final del partido estábamos todos tan incómodos porque con el equipo que tenemos no creo que sea el recurso más lógico". 

 

Un toque de atención que cree que puede venir bien. "Soy el primero que lo digo porque creo que no es fácil ganar y parece que no lo celebramos. Con esta plantilla puede ser lo normal pero también hay que disfrutar de eso y sí es cierto que cuando perdemos o empatamos, el vestuario parece un funeral. Entonces, ni una cosa ni otra porque sabemos que es una competición mucho más igualada que el año pasado, que todos se refuerzan y con esto hay que darse cuenta de que nos estudian y saben cómo defendernos y como tenemos más de dos recursos, hay que trabajarlo e insistir en eso". 

 

Ahora espera La Virgen: "Un equipo con mezcla de veteranos con gente joven arriba. Fuera de casa cambia la dinámica táctica totalmente que vendrá a juntarse con un 4-1-4-1. Tienen la baja muy importante de Porfirio Puente, que da equilibrio al equipo y  más fuera de casa por su experiencia e inteligencia, es como un entrenador en el campo. Jugadores como Aaron y Ramón que son encaradores, verticales, por dentro Dani Martínez y Esau, de nivel muy alto. Nos meterán tres centrales que sacan muy bien el balón y hay que saber llevar que pararán el partido". 

 

Además habla sobre la afición y la petición de algún jugador durante la semana de que no sean tan benevolentes con ellos. "Los últimos veinte minutos no merecimos el cariño de la gente y no digo los jugadores, digo todos. Yo como entrenador no puedo dar la imagen de jugar como jugamos esos veinte minutos. Es cierto que algún jugador lo ha dicho y no tenemos que conformarnos con tener la mejor afición porque tenemos que ganar y sabemos que los vamos a tener siempre ahí y esa autocrítica que tenemos también hay que tenerla desde fuera porque como somos un club diferente sabemos que será constructiva".