Aspaym CyL comienza la desescalada con la apertura de sus centros

Los centros Fisiomer con los que cuenta en Paredes de Nava (Palencia) y Sahagún (León) serán los primeros en hacerlo.

Aspaym Castilla y León comenzará la desescalada con la apertura de los centros Fisiomer con los que cuenta en Paredes de Nava (Palencia) el miércoles, 27 de mayo, y Sahagún (León) al día siguiente, y retomará en la Residencia de Valladolid los tratamientos de fisioterapia a residentes.

 

La entidad ha recordado que cerró el pasado 13 de marzo todos sus centros comprometidos con la situación actual que vive el país y ese mismo día comenzó a trabajar en los servicios que iban a ofrecer y a diseñar los protocolos.

 

Así, durante todo el confinamiento, desde que se decretara el estado de alarma, los diferentes profesionales de Aspaym Castilla y León han mantenido el contacto con los usuarios para que éstos despejaran todas las dudas y necesidades que les fueran surgiendo.

 

La entidad, que durante los meses de confinamiento ha abogado por mantener activas algunas de sus terapias para mantener la calidad de vida del colectivo con el que trabaja, ha prestado apoyo durante todo este tiempo a más de 1.400 personas.

 

Ahora, dos meses y medio después, comienza la desescalada con la apertura de forma gradual de sus centros con el fin de ofrecer las medidas más estrictas de seguridad.

 

En concreto, el miércoles, 27 de mayo, abre sus puertas Fisiomer Sahagún (León) y el jueves, 28, es el turno de Fisiomer Paredes de Nava (Palencia), dos de los centros que la entidad tiene en el medio rural.

 

Además, en la Residencia de Valladolid se retomarán los tratamientos de fisioterapia a residentes, dando así un poco de aire fresco a su confinamiento. Todas aquellas personas de Sahagún o Paredes de Nava que quieran retomar sus tratamientos deben solicitar cita previa antes de acudir al centro, ha informado la entidad en un comunicado recogido por Europa Press.

 

En cuanto al resto de centros, tienen prevista su apertura para el lunes de 1 de junio y, aunque se hará poco a poco, la idea es ir retomando la normalidad hasta abrir al cien por cien todos sus servicios.

 

ADAPTACIÓN EN EL CONFINAMIENTO

 

Ante el cierre de todos sus centros, Aspaym Castilla y León ha buscado la forma de atender a sus usuarios durante estos más de dos meses.

 

Para ello, la entidad les ha ofrecido diferentes servicios como apoyo en terapias por parte de los profesionales de la entidad (fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia) que se hacen de forma telemática y personalizada acorde a las demandas de los usuarios; atención telefónica de las necesidades de usuarios y familias o prestación de apoyo psicológico vía telefónica o mediante videoconferencia por parte del equipo de profesionales titulados que trabajan en la entidad.

 

También se ha mantenido un apoyo a todas las personas con discapacidad que están en la bolsa de empleo de la entidad mediante el envío de información relacionada con ayudas y medidas publicadas durante el estado de alarma y, en Valladolid, ofrece asistencia domicilio para reparar o solucionar cualquier duda relacionada con productos de apoyo (sillas de ruedas, órtesis, prótesis, etcétera).

 

De la misma forma, ha utilizado la tele-rehabilitación mediante las nuevas tecnologías guiada por los profesionales a través de la Plataforma Isla Sirena, desarrollada por Aspaym Castilla y León gracias a la subvención estatal para la realización de actividades de interés general con cargo a la asignación tributaria del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. A través de la misma ofrece tratamientos del ámbito sociosanitario de Fisioterapia y Terapia Ocupacional a los usuarios, continuando con la rehabilitación en sus domicilios en el momento actual.

 

Gracias a todos estos servicios la entidad ha atendido a más de 1.400 usuarios en toda la Comunidad y seguirá ofreciendo los mismos mientras dure la desescalada de todas sus instalaciones.