Así va a ser el regreso a centros de salud: máximo 50% de consultas presenciales y no para recetas
Cyl dots mini

Así va a ser el regreso a centros de salud: máximo 50% de consultas presenciales y no para recetas

Consultorio de Bobadilla del Campo.

Sanidad ultima un sistema para el regreso a las consultas presenciales, que empezará a aplicarse a finales de mayo y el 1 de junio como límite: los pacientes podrán decidir si quieren cita presencial o telefónica, pero se recomienda no acudir para cuestiones de trámite como recetas, resultados...

La vuelta a los consultorios y centros de salud en Castilla y León se producirá a finales de mayo con el 1 de junio como límite, será con un máximo del 50% de las consultas presenciales y la otra mitad exclusivamente por teléfono y a petición de los pacientes, que podrán elegir, aunque Sanidad recomienda que no se pida consulta presencial para recetas, resultados o seguimiento y se dejen para empeoramiento, nuevos problemas de salud o si el médico lo considera.

 

"Con el fin de la desescalada el porcentaje de presencialidad fue aumentando hasta el entorno del 30% en la comunidad, con un 58% en enfermería", ha asegurado la consejera, que ha insistido en que los consultorios nunca han estado cerrados y ha confirmado que se va a progresar en la apertura. Ahora lo que se hace es el regreso de las consultas presenciales a demanda, es decir, por petición de cita de los pacientes, la fórmula habitual.

 

Ahora será el propio ciudado quien elija si quiere cita presencial o telefónica. En este momento, se hace un filtro previo por teléfono entre el paciente y su médico y se dan consultas presenciales en función de la situación y de la valoración telefónica previa.

 

A finales de mayo y el 1 de junio como límite, cuando un paciente solicite cita para médico de familia o enfermera podrá expresar su preferencia, si desea que la consulta sea presencial o no presencial. Para evitar aglomeraciones, sólo se podrá dar cómo presencial una cita de cada dos: se alternarán citas presenciales con citas no presenciales, un 50%, aunque es flexible llegando incluso a la presencialidad o no presencialidad total.

 

Se pide que se haga un uso adecuado de la consulta presencial porque la presión ha aumentado ya que es una consulta más accesible o fácil de pedir y tener en cuenta que la disponibilidad de citas presenciales va a ser limitado. Además, seguirá sin deberse acudir a un centro de salud si tenemos síntomas de Covid: se debe hacer telefónicamente como hasta ahora.

 

Sacyl ha señalado una serie de consultas para las que es recomendable no acudir y pedir una consulta telefónica: recoger resultados de una prueba, ser informado de una consulta interna, dudas sobre medicación, cuidados, recetas, solicitud de justificantes o informes, llamadas de seguimientos de un paciente...

 

Para atención presencial se reservan los problemas de salud nuevos, el empeoramiento de una enfermedad, las curas o administración de dosis o si el médico nos lo indica así porque quiere tener consulta presencial por el tipo de dolencia.