Así se pilló a una banda salmantina en plena venta con 66 kilos de cannabis en un chalé de Galindo y Perahuy
Cyl dots mini

Así se pilló a una banda salmantina en plena venta con 66 kilos de cannabis en un chalé de Galindo y Perahuy

Los once acusados fueron sorprendidos in fraganti en plena operación de venta por la Guardia Civil gracias a los pinchazos de sus móviles. El cabecilla es condenado a tres años de prisión y la banda suma más de 22 años de cárcel.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha confirmado la pena de tres años de cárcel para el cabecilla de una banda de traficantes que fue pillada en plena venta en un chalé de Galindo y Perahuy en 2018. La operación fue posible gracias a los 'pinchazos' en los teléfonos de todos los integrantes de la banda, once personas que han sido condenadas a más de 22 años de cárcel en total por tráfico de drogas, blanqueo y tenencia de armas.

 

La operación tuvo lugar en octubre de 2018 cuando el líder de la banda preparaba una nueva operaicón de tráfico de cannabis. Ya había sido seguido por las autoridades que sabían que desde comienzos de ese año se dedicaba al tráfico de hachís, pero lo que no sabía es que tenía pinchado el teléfono. Como se relata en la sentencia, las autoridades tienen detallados todos los pasos que dio a través de llamadas telefónicas para organizar una nueva operación de tráfico de drogas.

 

El día 30 de octubre de 2018, el cabecilla y los integrantes de la banda se reunieron en la calle Mayor de Chamberí en Salamanca y después se encaminaron en varios vehículos a un chalé en una urbanización en Galindo y Perahuy. En el interior del chalé iniciaron los preparativos, momento en el cual irrumpió la Guardia Civil que había seguido la operación. En el lugar encontraron al líder de la banda y una cantidad cogollos de cannabis ya procesados y preparados para su transporte y venta, a fin de ser adquiridos por consumidores finales, interviniendo los otros acusados colaborando en la manipulación de la droga para su transporte. En el momento de la intervención policial estaban extrayendo los cogollos de cannabis de bolsas herméticas e introduciéndolos en bolsas al vacío que camuflaban con prendas de vestir para así ser transportado.

 

Los miembros de la banda se dieron a la fuga dejando allí el material de la operación: más de 66 kilos de cannabis, que se venderían en más de 350.000 euros en la calle, una balanza y material para hacer los paquetes. Uno de los integrantes fue detenido en la propia urbanización tras huir en coche (se le incautaron 7.500 euros) y otro trató de escaparse saltando una tapia, pero fue detenido. El resto sí lograron huir saltando el muro, pero cayeron al día siguiente en varios registros domiciliarios donde se les incautaron al menos dos rifles, tres pistolas y munición para estas armas.