Así se ha instalado la pasarela del vértigo: 300 metros sobre el vacío para disfrutar de Arribes del Duero
Cyl dots mini

Así se ha instalado la pasarela del vértigo: 300 metros sobre el vacío para disfrutar de Arribes del Duero

La pasarela sobre el vacío del nuevo mirador de Aldeadávila. Fotos: FPNCyL
Ver album

Maquinaria pesada instala sobre los cimientos la estructura de 12 metros de largo que forma el elemento clave del nuevo mirador.

La espectacular pasarela suspendida en el aire del parque de Arribes del Duero ya está en su lugar y pronto podrá ser disfrutada por los que se atrevan a recorrerla. En los últimos días se ha procedido a la instalación de la estructura metálica que deja literalmente suspendidos a los paseantes y que sustituye al antiguo mirador, derribado hace unas semanas como ya publicó este medio.

 

Ahora se puede ver cómo ha sido la instalación de la estructura metálica que forma el elemento principal de la intervención en este lugar. Se trata de una pasarela de 12 metros de largo que queda suspendida sobre el aire y que permite a los visitantes pasear sobre un abismo de más de 300 metros y con los cortados de las Arribes del Duero y la rica fauna de este parque natural al alcance, donde se pueden ver especies protegidas como el águila perdicera.

 

Los trabajos de instalación se han hecho tras colocar la nueva base y han requerido de maquinaria pesada. El proyecto, que tiene un coste próximo a los 185.000 euros, supondrá la reforma de los miradores existentes y su acondicionamiento con aparcamientos y accesos.

 

En la zona de la presa ya hay tres miradores: el Picón de Felipe, el mirador del Fraile (ambos en el lado de arriba de la presa) y el mirador de ‘Iberdrola’, situado encima de la presa con vistas a su aliviadero. Este nuevo proyecto plantea "reconvertir el mirador del Fraile en un punto emblemático para la contemplación del paisaje y la fauna de las Arribes del Duero y hacerlo accesible para acoger a todo tipo de visitantes. El proyecto contempla la construcción de un mirador formado por cinco elementos complementarios", explican desde la Junta sobre el proyecto.

 

Elementos del proyecto

Por un lado, se creará un aparcamiento en la última curva de la carretera de acceso en el que podrán estacionar 7 turismos y dos autobuses. Se aprovechará el terreno existente junto al nuevo aparcamiento para crear un pequeño observatorio que permitirá disfrutar de una primera vista hacia el cauce del río Duero y al propio mirador.

 

También está contemplado la creación de un carril peatonal, de 106 metros de longitud, que llevará al visitante a la zona de recepción y a la nueva zona de descanso que se creará junto al inicio de la rampa del mirador.

 

Situada en la entrada del nuevo mirador, la nueva zona de acceso dispondrá de un espacio de estancia, que incorporará una pequeña colina natural cuyas rocas de granito servirán de bancos o tumbonas para los excursionistas. Además, se delimita un área de acceso para personas con movilidad reducida, con aparcamiento para dos coches.

 

 

El mirador, eje central de la propuesta, se creará gracias a la plataforma de acero cortén, desde la que el visitante podrá "alejarse del terreno firme y ampliar considerablemente su ángulo de visión sobre la presa y el valle con su impresionante desnivel, casi vertical, en algunos puntos". Con una superficie de 24.96 m2, será accesible directamente desde la carretera existente. El vuelo contará con una longitud de 12.8 m y permite visiones completamente nuevas por su posición sobre el precipicio.

 

El ancho de la plataforma varía entre 2,4 metros en el inicio de la rampa y 1,5 metros en la punta. Desde la entrada, los visitantes podrán acceder a través de una pendiente continua de 6 % de inclinación, teniendo el recorrido una barandilla, formada en parte por el propio elemento estructural lateral, y en parte por un sistema de una barandilla de pletinas de acero corten relleno con mallas de cable de acero inoxidable. En el extremo de la plataforma se encuentra una abertura de 1,24 m2, cubierta con cristal de seguridad para ofrecer al visitante otra visión del río, suspendido en el vacío.