Actualizado 12:52 CET Versión escritorio
Salamanca

Así se ha hecho en Salamanca 'Absolute Durero', la gigantesca joya que permite descubrir al genio alemán

La editorial salmantina CM Editores presenta una edición limitada de 999 ejemplares que ha requerido más de diez años de trabajo multidisplinar que permite descubrir al considerado Leonardo da Vinci del Norte. Cada ejemplar pesa casi nueve kilogramos. 

Publicado el 26.05.2019

La editorial salmantina CM Editores trabaja desde hace más de diez años en facsímiles cuyos originales, en muchos casos, son libros únicos en el mundo y están custodiados con las máximas medidas de conservación y seguridad en bibliotecas nacionales e internacionales, entre ellas la Biblioteca Nacional de España, la Bibliothèque Municipale de Grenoble, el Monasterio de Montserrat, la Biblioteca Estatal de Baviera o la Biblioteca Apostólica Vaticana, cuya Leyenda de la Santa Faz solo ha sido accesible para esta editorial.

 

Años en los que un equipo de expertos historiadores, eruditos, bibliógrafos, investigadores, traductores, fotógrafos, artesanos e incluso químicos, ha reproducido fielmente no sólo el contenido sino hasta el más mínimo matiz de obras únicas. Reproducen desde metal precioso, textura o peso de incunables, códices antiguos y libros iluminados cuyos originales son únicos.

 

Este equipo multidisciplinar investiga desde hace diez años en la obra y figura de Alberto Durero, de cuyos trabajos en grabado han realizado cinco ediciones facsímiles (Apocalipsis, Pasión Grande, Pasión Pequeña, Vida de la Virgen y Grabados Profanos), y cuyo broche de oro es esta edición 'Durero Absolute'.

 

La edición limitada de 999 ejemplares -numerados ante notario-, fruto de una década de trabajo multidisciplinar de CM Editores, muestra las facetas de grabador, pintor, retratista y teórico del arte, considerado el Leonardo da Vinci del Norte y la principal figura del Renacimiento en Europa Central.

 

Se trata de un libro de auténtico lujo que contiene 600 imágenes de altísima calidad realizadas en muchos casos ex profeso para esta edición, cuyas 500 páginas impresas acarician un papel especial de fabricación italiana que reproduce el tacto de un lienzo. 

 

Cada ejemplar de 'Absolute Durero' pesa 8,5 kilos con unas dimensiones de 45x33 centímetros lo que permite disfrutar a tamaño natural de muchos de los grabados y óleos de altísima calidad que reproducen la obra del artista expuesta en los mejores museos del mundo, entre ellos El Prado, el Louvre, la Galería Uffizi o el Metropolitan.

 

 

Las imágenes son aún más impactantes y esclarecedoras gracias a las palabras. De hecho, otro gran lujo de esta obra es escuchar los pensamientos y sentimientos más íntimos del artista a través de sus propias reflexiones. Los diarios de Durero, transcritos por primera vez y extractados en este libro, nos revelan mucho de él.

 

Así, sabremos que no quería seguir el mismo oficio de su padre, que era orfebre, sino que prefería la pintura. También el desasosiego de un matrimonio de conveniencia con su mujer, Agnes, a la que no amaba, a cambio de un arreglo económico de 200 florines. Se puede conocer también que, en sus anhelados viajes a Italia, sentía el desprecio de los artistas que le alababan en público y se burlaban de él en privado. Y se adentra en las dificultades de un hombre que conoció la fama, pero que llevaba un control estricto de sus cuentas: tenía que mirar bien por sus dineros, y vender cuadros y libros para permitirse el lujo de viajar y seguir formándose.

 

 

Durero fue un innovador en aspectos que aún son actuales quinientos años después. Fue precursor de la autoedición: no tenía editor y publicaba sus propios libros, que eran una fuente de ingresos. Y defendió con uñas y dientes los derechos de autor, incluso ante el emperador. Su relación con ese dinero que le permitía alejarse de Núremberg es una constante en su vida, ya desde su casamiento con Agnes Frey.

 

Desde que en 2007 Daniel Díez y Pedro Iribarnegaray, alma mater de CM Editores, comenzaran a trabajar en La Leyenda de la Santa Faz, el primer facsímil de los veinte códices y libros iluminados que a lo largo de esta década ha publicado la editorial salmantina con proyección internacional, las premisas han sido incuestionables.

 

Cada facsímil debería ser perfecta y fidedigna hasta en el más mínimo detalle. El trabajo que conlleva la edición de una de estas obras puede prolongarse durante más de cinco años o, como en este caso, incluso más. Un tiempo justificado si tenemos en cuenta que solo la encuadernación de un ejemplar puede demorarse dos meses. El inicio del proceso lo marca la investigación y localización del original a través de diversas fuentes, entre ellas diferentes bibliotecas de España y el extranjero, y la gestión de los diversos acuerdos burocráticos con la institución que lo posee.

 

A partir de ahí, el arduo camino se entrelaza con los derechos de imagen; el traslado del equipo fotográfico (titánico en cuanto a dimensiones); la fotomecánica; el retoque de imágenes e incluso la reproducción de antiguas manchas de humedad; la recreación de colores exactos elaborados hace siglos con pigmentos naturales; la obtención de oros; la realización de dibujos y filigranas a mano; la traducción por parte de especialistas únicos; la selección del papel con textura y gramaje exactos mediante una cata a ciegas; la curvatura de las páginas; el peso del ejemplar; la estampación de pieles; la maquetación; la impresión que siempre deberá tener en cuenta la humedad ambiental e incluso las lluvias previas y posteriores al día elegido; la encuadernación con la compleja técnica del escartaminado; el envejecimiento; los trabajos de ebanistería; la selección del terciopelo italiano; la elaboración de tejuelos y detalles…

 

El resultado final será una joya bibliográfica que contará con su correspondiente certificado notarial y que generará la misma fascinación que se sentiría al sostener el libro original entre las manos.

 

No siempre son particulares los interesados en estas obras: por ejemplo, CM Editores fue la encargada de crear para el Senado una copia de la Constitución de 1810, que no se llegó a promulgar. Asimismo, Casa Sefarad Israel, con sede en Madrid, también les encargó la reproducción de un Mahzor, un libro litúrgico judío cuyo manuscrito se conserva en la Universidad de Jerusalén. Entre las colecciones editadas por CM Editores se encuentra El Papiro de Ani, Alberto Durero, Códices Ilustres, Orbis Terrarum, Vistas de España, Montserrat y CM ARTE. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMENTARComentarios