Así se está eliminado la imagen de Franco del mural del salón de plenos de Salamanca

Trabajos para la eliminación de la efigie de Franco en el mural del salón de plenos.

Un pintor procede desde este miércoles a borrar la efigie de Franco en el mural ocultándola con una silueta de la torre del Aire.

Este miércoles han comenzado los trabajos para retirar la imagen de Francisco Franco del mural pintado en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Salamanca grupos políticos de la Corporación Municipal. Con esta actuación, que se está llevando a cabo in situ por parte de un pintor, se da cumplimiento de una sentencia judicial del Tribunal Supremo a raíz de una denuncia iniciada por el mirobrigense Domingo Benito y el abogado Gorka Esparza, que también han conseguido con sus actuaciones la retirada de la práctica totalidad de los símbolos franquistas que sobrevivían en Salamanca.

 

Durante el pasado mes de julio, la familia del autor dio el visto bueno a la modificación del mural para eliminar la efigie de Franco, una solución que ya se planteó meses atrás, pero que no se llegó a ejecutar porque el consistorio salmantino optó por una serie de recuros contra un largo proceso que estaba decidido desde hace casi dos años, con una sentencia de noviembre de 2017, pero que llega con un año de demora.

 

Finalmente, y desde el pasado mes de mayo, se ha procedido a tramitar la eiliminación de la imagen del dictador, cumpliendo con diversos trámites y eligiendo la fórmula técnica más adecuado. Se llegó a barajar la retirada completa, pero al final se ha actuado solo sobre el elemento concreto. Como se aprecia en la fotografía, la está eliminando un pintor dibujando sobre la efigie otro elemento, la torre del Aire, que hasta ahora se veía parcialmente. Es probable que, para el próximo pleno, se haya completado la actuación y Franco no esté ya en el mural.

 

La obra es un tríptico pintado en el interior de tres arcos ciegos del Salón de Plenos que confieren unidad artística y conceptual de carácter narrativo y decorativo, y un valor simbólico por los hechos, personajes y lugares que representa, vinculados a la historia de la ciudad. Su interés reside en la representación en veintisiete viñetas con un criterio cronológico hasta el momento contemporáneo a su ejecución, en 1962.

 

De entre las distintas soluciones técnicas propuestas, se ha optado por ocultar la efigie de Franco con la superposición integrada del motivo que actualmente aparece detrás, la Torre del Aire, a través de un repintado para mantener la continuidad temática de la obra. Una opción menos costosa a ejecutar por un restaurador especializado.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: