Así ha conseguido Sanidad de Castilla y León material antes que nadie: anticiparse, no dormir y negociar duro

Test

La consejería aprende a negociar en los mercados en un momento de alta demanda. La clave, anticiparse, implicación de toda la Junta desde el propio presidente y esquivar la especulación.

La Junta de Castilla y León ha denunciado la especulación con el precio de los elementos de protección más demandados por gobiernos y administraciones de todo el mundo, caso de los codiciados test rápidos de Covid-19, con incrementos de precio de hasta el 50% o más. Así lo ha hecho la consejera de Sanidad, Verónica Casado, que no ha dudado en dar el precio que ha negociado por cada uno de estos test, además de detalles de cómo han sido las negociaciones.

 

El asunto ha surgido al explicar lo ocurrido con la compra de test rápidos por parte del Ayuntamiento de Medina del Campo, que saltó a los medios hace unos días. "La facilidad para conseguir material es mayor ahora, también lo fabrican otros paíse como suiza", ha dicho la consejera antes de "agradecer al alcalde de Medina que puso a disposición el material, los test, y ya los podemos usar. Ahora es más fácil de conseguir este material".

 

El acuerdo ha llegado tras una llamada del consejero de Presidencia que se puso en contacto con el alcalde, "y tanto es así que la empresa de Suiza a la que se los compraba nos ha llamado un poco enfadada porque le quitábamos la operación, y le hemos dicho que le comprábamos la partida, pero al mismo precio que estamos pagando a otros proveedores", ha explicado Casado.

 

Después, Casado ha explicado que la Junta ha pagado a 10 euros/unidad los test rápidos que ha comprado y que la especulación y la alta demanda en el mercado hace que exista un 'precio de especulación' que llega a 15 euros/unidad "y hasta mucho más". Se trata de los test de pruebas rápidas, los de anticuerpos, no los moleculares que ya tenían.

 

Casado ha explicado el 'secreto' para que Castilla y León tenga sus aviones ya en España con sus compras y otras comunidades, como Madrid, hayan recibido hoy el primer envío. Por un lado, ha dicho, la clave fue anticiparse y empezar a comprar antes, aunque pararon porque se dijo que se iban a comprar de manera centralizada desde el ministerio. Pero hay otro 'secreto'.

 

 "En la secretaría general de mi consejería no se ha dormido durante muchos días para conseguir comprar", ha explicado Casado, junto con la colaboración de todos los consejeros y del propio presidente, implicado en todas las gestiones fuera de España y con los ministerios. "Las horas de trabajo a veces tienen un poquito de recompensa, y es que nos está llegando este material en cantidad y podemos tener protegidos el máximo tiempo a los profesionales", ha añadido.