Así ha cambiado el mapa de nacimientos en Salamanca en los últimos 40 años

Diferencia de los nacimientos entre 1975 y 2015 en Salamanca

De 1975 a 2015, Salamanca ha registrado 2.678 nacimientos menos. Este fenómeno, en parte, se explica por la emigración de los pueblos a las ciudades.

Dar a luz en casa es una opción que eligen muy pocas familias en Salamanca: en 2015 un total de dos niños nacieron en casa. La realidad hace cuarenta años era muy distinta, en 1975, por decisión personal de los padres o por falta de recursos, 52 niños nacían en un domicilio particular, ahora sólo ha habido dos nacimientos en el hogar por voluntad propia, según los registros del INE.

 

En este sentido, en 1975 nacieron en la capital charra un total de 4.533 niños, una cifra que en 2015 se había reducido hasta los 1.855 niños, es decir 2.678 menos, y había sido superada por el número de fallecimientos, lo que implica que actualmente Salamanca tiene un saldo vegatativo negativo, o lo que es lo mismo: en la ciudad muere más gente de la que nace.

 

Entre las dos fechas se extienden cuarenta años de avances en sanidad, multitud de cambios demográficos y sociológicos que han afectado dramáticamente no sólo a la cifra de nacimientos en España, sino el lugar y la manera en que se da a luz.

 

Además, de los municipios salmantinos que más natalidad ha perdido ha sido Béjar, que en el año 1975 registró un total de 323 niños nacidos y en 2015 sólo 62, es decir, 261 bebés menos, un dato destacable sin duda. En lo que se refiere a los partos atendidos en el hogar, la ciudad textil deja ver una notable diferencia en los últimos 40 años, concretamente, de 29 bebés nacidos en casa a ninguno.

 

Este fenómeno, en parte, se explica por la emigración de los pueblos a las ciudades, pero también por el crecimiento de ciudades con gran población y servicios sanitarios adecuados como para absorver parte de los partos que en 1975 se concentraban en Madrid o Barcelona.