Así es la "decadencia" de la mesa de ovino de Salamanca

La sala de la Lonja, vacía en la celebración de la mesa de ovino (Foto: Chema Díez)
Ver album

Una eterna mesa de ovino deja a las claras su mal funcionamiento, la falta de gestión y de interés para el público general, que ni siquiera acude a ver un debate que deja a las claras el complicado futuro de este sector.

La mesa de ovino de la Lonja de Salamanca muestra una "decadencia" total y absoluta, igual que el propio sector, que cada día que pasa interesa menos hasta a los propios profesionales. Al menos esto es lo que se ha desprendido de la nueva sesión celebrada en la Lonja, con afirmaciones efectuadas por los propios profesionales que ven en este sector un futuro muy negro y en la mesa de ovino una herramienta muy mal gestionada, y quedó de nuevo en evidencia.

 

Para empezar, la mesa se prolongó durante 35 largos y pesados minutos en un debate con muy poco sentido y, lo que es peor, sin que los vocales lleguen nunca a ningún tipo de acuerdo que les satisfaga. Siempre muestran posturas completamente contrarias.

 

Y, para muestra, la cotización de los corderos, cuyo precio se fijó categoría por categoría (son 5), con el fin de adecuar cada una a su precio y establecer diferentes subidas o bajadas, en lugar de hacerlo en bloque. ¿El resultado? Una nueva pérdida de tiempo porque todas las categorías fijaron una repetición... ¿por qué cotizar entonces una a una para ajustar los precios si finalmente no se ha llevado a cabo?

 

En el caso de los lechazos, bajada de 0,10 euros para el extra, mientras que el resto repitió. Y, para terminar la sesión de la Lonja, un vocal del sector ganadero espetó: "Voy a empezar a ahorrar para comprar las gallinas"... pues eso.

Noticias relacionadas

Documentos relacionados