Así es el Palau de la Música... ¿o de los euros?