Así empieza Salamanca una semana clave: un 'semáforo' en rojo con bares, comercio y gimnasios en vilo
Cyl dots mini

Así empieza Salamanca una semana clave: un 'semáforo' en rojo con bares, comercio y gimnasios en vilo

La lenta mejoría de los datos, un cierto estancamiento en la tendencia y el alto nivel de casos en la capital complican la situación en una semana en la que la Junta tiene que decidir si reabre o no hostelería, centros comerciales y deportivos.

Salamanca empieza este lunes una semana clave que puede marcar las restricciones para los próximos quince días porque la Junta tiene que tomar nuevas decisiones: toca hacerlo con unos indicadores no del todo favorables en la provinicia y la capital. Aunque la situación se evalúa casi a diario, el próximo viernes se agota el período de dos semanas de cierre de hostelería, centros comerciales e instalaciones deportivas y la administración regional tiene que renovar o cambiar las medidas, algo que suele hacer entre martes y jueves. Lo que está en juego es la reapetura de bares y restaurantes, de grandes superficies y de gimnasios, y la realidad es que el 'semáforo' está en rojo para estas actividades. Al menos, así lo manifiestan los datos.

 

Salamanca: todo en riesgo extremo

El 'semáforo' Covid de este domingo muestra una lenta mejoría de los principales indicadores en la provincia. Desde que el día 5 de noviembre se publicó el primer semáforo, Salamanca ha pasado de 1.072 a 842 de incidencia acumulada a 14 días; el indicador del ritmo de contagios ha bajado, pero a bajo ritmo: 240 puntos en diez días.

 

Lo mismo le ocurre a la incidencia a 7 días. Ha bajado de 531 a 362, pero se ha ralentizado: este domingo repuntó por primera vez en muchos días y este indicador marca la tendencia, que apunta a un estancamiento de la mejoría. Tampoco ha mejorado lo suficiente la incidencia en mayores de 65 años, que ha pasado de 707 a 620 en diez días, insuficiente. O la positividad de las pruebas, que ha pasado del 21 al 17%, todavía muy alta.

 

La conclusión es que Salamanca en global tiene todos sus indicadores en riesgo extremo salvo el porcentaje de trazabilidad, la posiblidad de detectar de dónde vienen los contagios, que ha mejorado. Y aunque sigue en riesgo extremo, los indicadores de hospitalización y UCI están controlados, pero siguen siendo altos.

 

La capital: por encima de mil casos

La situación es un poco peor todavía en la capital. En los últimos días la incidencia por barrios en el 'mapa Covid' de la capital ha ido a la baja, pero sigue siendo muy alta. En global es de 1.055, por encima del millar, que hay que recordar que es cuatro veces el umbral del nivel de máxima alterta, que se sitúa en 250.

 

Como ocurre con el global de la provincia, todos los indicadores de la capital están en riesgo máximo salvo el de la trazabilidad de casos, y muy lejos de poder bajar de los umbrales que permitirían relajar las restricciones.

 

El Hospital: alta ocupación

La situación del Hospital de referencia es clave para tomar decisiones, y de momento corre a favor de Salamanca. El plan para desplegar plazas de UCI ayuda, pero la ocupación es alta: hay 190 enfermos en planta y 25 en críticos, con un 42% de enfermos Covid. Al menos la UCI está al 80% y las plantas al 75%, mejor que muchos hospitales ya desbordados.

 

Qué va a pasar

En estas condiciones, parece complicado que la Junta pueda levantar las restricciones implantadas hace dos semanas, ya bajo el toque de queda. No solo por las condiciones de Salamanca, sino por la situación concreta de Burgos, por ejemplo, o la situación de la Comunidad. La incidencia acumulada en 14 días baja a los 944 casos por cada 100.000 habitantes y la referida a siete, que indica la tendencia, sube a 481.

 

Por ahora, se podría prolongar el cierre actual que afecta a hostelería, centros comerciales y centros deportivos, dado que el toque de queda y sus horarios no se van a cerrar. No es sencillo que se vaya a ir mucho más allá ya que el Gobierno central prefiere esperar para recomendar confinamientos domiciliarios, aunque se califiquen de 'suaves', que pararían todavía más la actividad: no obstante, la Junta sigue pidiendo instrumentos para aplicarlos si es necesario y en Burgos se ha llegado a pedir a la población que se quede en casa. Los expertos que asesoran a la Junta también lo tienen claro: hay que mantener las medidas porque la mejoría es débil y en las próximas semanas los nuevos contagios se transformarán en ingresos en planta y UCI.

Comentarios

Paciencia y prudencia 16/11/2020 10:40 #2
Tengamos paciencia, parece que los contagios empiezan a bajar pero muy lentamente y el problema es que los hemos dejado llegar hasta niveles exagerados y absurdos (se tuvo que tomar este tipo de medidas mes y medio antes y la vuelta a la actividad podría haber sido más rápida), hasta que no bajen a los niveles que sanidad (o idealmente la OMS que es más estricta) considera como mínimos razonables hay que mantener las restricciones para salvar muchas vidas. Si podemos llegar a la vacuna en primavera con decenas o centenares de muertos menos sería un error gravísimo no intentarlo.
Juan 16/11/2020 08:34 #1
Segun publica la revista Nature, restaurantes, bares y gimnasios son causa del 80% de los contagios. Por favor lean a los que saben.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: