Ascol celebra sus Bodas de Plata apelando a la búsqueda de nuevos socios ante la ausencia de ayudas

Autoridades junto a la presidenta de Ascol, Ascensión Hernández (Foto: Chema Díez)

La Asociación contra la Leucemia y la Enfermedades de la Sangre en Salamanca ha celebrado sus 25 años con una jornada en la que ha repasado sus actividades y la importancia de contar con recursos para seguir con los programas establecidos y poder aumentarlos, al igual que los pisos de aydua con los que cuenta este colectivo.

Ascol ha celebrado sus 25 años en Salamanca y lo ha hecho haciendo un llamamiento a la sociedad con el fin de contar con un mayor número de socios ante la falta de subvenciones públicas. Al menos eso es lo que ha indicado la presidenta de la Asociación contra la Leucemia y la Enfermedades de la Sangre (Ascol), Ascensión Hernández, quien ha indicado que llevan "25 años con mucho trabajo y esfuerzo, pero encantados porque si hemos llegado hasta aquí es que las cosas van bien. Además, tenemos siempre al servicio de Hematología con nosotros y es sencillo trabajar", aseguró.

 

En cuanto al reto fundamental que tiene Ascol en la actualidad, Hernández fue clara. "Lo principal es poder conseguir socios, porque ya no hay subvenciones como antes; por ello, debemos autoabastecernos para mantener todos los programas que tenemos e incluso poner alguno más. Ahora, contamos con ayuda del Ayuntamiento y de la Fundación Inés Luna Terrero, nada más. Antes también estaba la Junta... y por eso hay que hacer muchas actividades para seguir adelante", explicó.

 

Asimismo, Ascol indicó que están preparando un video para llamar la atención de la sociedad. "Nos gustaría que nuestro trabajo fuese cuidar al profesional y al paciente y no el hecho de tener que estar sacando dinero para mantener los programas. Contamos con uno de apoyo psicosocial, otro de trabajo social y dos pisos donde pacientes y familiares se alojan el tiempo que dure el ingreso. Tenemos tres trabajadores y necesitaríamos más, pero de momento no podemos. Lo mejor sería dedicarnos a nuestro trabajo y no buscar dinero de manera continua. Pero estamos encantados", dijo.

 

 

Los pisos cuentan con cuatro habitaciones, y en alguna ocasión la AECC les ha cedido su piso para poder alojar a algún familiar.

 

Asimismo, aseveró que espera "mantener todas las actividades, al igual que los dos pisos, y no perder ninguno, ya que la opción de un tercero es más complicada, aunque nos haría falta. También tenemos una sala en la cuarta planta del Clínico donde los familiares pueden ir a desconectar un rato, tomar un café y hacer otras actividades. Además, tenemos muchas otras comodidades para los pacientes porque deben estar mucho tiempo ingresados".

 

“Que no cunda el pánico, que todo va a seguir bien y queremos hacer algún programa más”, concluyó la presidenta de Ascol.