ASAJA califica de “regular, tirando a bueno” al año 2013 para el sector agroganadero

La Organización Agraria de Jóvenes Agricultores en Salamanca, ASAJA, ha hecho balance de lo que ha significado el año 2013, que toca a su fin, para los agricultores y ganaderos de la provincia.

El secretario de ASAJA Salamanca, José Antonio Alonso, ha repasado la situación de los cultivos de secano desde el pasado mes de enero. Las lluvias de la primavera han condicionado los cultivos, ya que retrasaron las labores del regadío y la siembra, realizada en malas condiciones, tuvo consecuencias negativas en las patatas, el maíz y la remolacha.

 

Por su parte, el vicepresidente de la Organización Agraria, José Miguel Sánchez, ha calificado el año como “”complicado” para los cultivos de secano. El abonado mediante helicópteros a supuesto el aumento de los costes de producción, por lo que el beneficio final de los agricultores se ha resentido.

 

En el caso de la ganadería, “no es oro todo lo que reluce”, ha indicado el presidente de ASAJA, Luis Ángel Cabezas, refiriéndose a la caída de precios del 30 por ciento en el cereal, que en el pienso se ha notado en un 15 por ciento, de forma que “no beneficia todo lo que debería a los ganaderos”.

 

2013 ha sido un año marcado por la Norma de Calidad, que finalmente ha retrasado su paso por el Consejo de Ministros, previsto para este jueves. Desde ASAJA esperan que “esté bien hecha” y “consensuada con el sector”, así como su aplicación y cumplimiento efectivo.

 

La reforma de la PAC es una de las principales preocupaciones de la Organización Agraria, ya que se encuentra en un “momento delicado”, según ha apuntado Luis Ángel Cabezas. Los principales puntos en los que ASAJA espera que mejore la situación son la remolacha, por el riesgo existente de abandono de su cultivo y la vaca nodriza, fundamental para la provincia de Salamanca y que podría verse perjudicada por una política favorable al cebo, ya que fomentaría la importación.

 

En cuanto al Programa de Desarrollo Rural (PDR), el presidente de ASAJA ha reclamado los 240 millones – 40 de ellos de 2012 – que no se han entregado a los agricultores, además de 2,3 millones de euros de indemnización compensatoria para Salamanca. “Nos preocupan los planes de mejora e incorporación de jóvenes al campo, aunque la administración no parece tener en cuenta el problema del relevo generacional”, ha destacado Cabezas, que ha calificado la situación de los jóvenes agricultores como “comprometida”.

 

Las desaparición de las ayudas de formación, el Real Decreto de Necrófagas o el problema de los topillos, que amenaza con convertirse en un plaga en la provincia en 2014, han sido otros de los temas abordados por la Organización Agraria en su repaso anual.