Aquimisa, con la cabeza en la fase, no puede con Rosalía

Austin, en el partido ante Rosalía (Foto: I. C.)

El equipo gallego logró la permanencia en Liga EBA al vencer a un equipo charro al que le faltó actitud y aprovechar la victoria de Ferrol ante Betanzos, que desciende.

FICHA DEL PARTIDO

 

48 AQUIMISA LABORATORIOS (10+14+16+8): Kevin Navarro 3, Alberto Alonso 4, Samuel Johnson 13, Austin Simon 10, Dudu Dieye 4 –cinco inicial- Juan Antón 0, César Yáñez 2, Hugo Lavado 0, Pedro de la Calle 8, Toño Rodríguez 2, Rober Herrero 2.

 

66 INSTITUTO ROSALÍA DE CASTRO (20+19+11+16): Prol 2, Orejas 6, Posse 11, Barreiro 8, Fernández 6 –cinco inicial- Valcárcel 0, López 4, Lorenzo 7, Mallo 10, Bouzán 12.

 

ÁRBITROS: Aguado y Beneitez. Sin eliminados.

 

INCIDENCIAS: Pabellón de Würzburg.

Volvió a ‘pecar’ Aquimisa de falta de actitud en los dos primeros cuartos del partido ante un necesitado Instituto Rosalía, al comenzar sin ritmo ni anotación el partido. Los gallegos, por su parte, estuvieron muy acertados en ataque, siempre desde el exterior, lo que les permitió mandar en el marcador desde muy pronto. La clasificación para la fase de ascenso, un gran éxito para el club y el equipo charro, ha dejado casi vacío a Aquimisa, al que le ha costado terminar el año concentrado en otra cosa que no fuera la fase de ascenso.

 

Pasaban los minutos y Aquimisa seguía horrible en ataque, fallando mucho, sin mover el balón y con Rosalía muy acertado en el rebote ofensivo, cogiendo hasta tres capturas en la misma jugada.

 

En el segundo cuarto, los salmantinos se mostraron algo más acertados en ataque, aunque las defensas en zona de Rosalía cortaron el ritmo de los locales.

 

Intensidad y rebote comenzaron a ponerse del lado salmantino en el tercer cuarto cuando Aquimisa jugó a un mayor ritmo y recuperó algunos balones que le acercaron a los gallegos en el marcador (37-43). Fueron los mejores minutos de los salmantinos, aunque no tuvieron continuidad.

 

aquimisa

 

Instituto Rosalía seguía sin meter ni un balón dentro, pero el exterior le servía para seguir por delante porque Aquimisa no tenía acierto en ataque, fallando hasta los palmeos.

 

Así, Óscar Núñez trató de hacer todos los cambios posibles, pero los jugadores no respondieron y la diferencia se fue ya rondando los 20 puntos durante muchos minutos, lo que sentenció el partido.

 

Como anécdota, el base Rober Herrero –júnior de primer año- jugó los últimos minutos del partido, aunque su debut fue en el primer encuentro de Liga ante Chantada.

 

austin aquimisa