Aquí remamos todos juntos

NOTABLE PARTIDO Y VICTORIA VITAL. La UDS, rodeada por un espectacular ambiente, saca adelante su final frente al Real Unión con buen juego y tres goles.
Teresa sánchez

T odos juntos, en la misma dirección, en pos del horizonte donde se vislumbra la salvación. La Unión Deportiva Salamanca ya sí parece un barco capaz de salir a flote y alcanzar buen puerto. Da esa sensación porque ha encontrado el capitán oportuno para convencer a la tripulación de que es posible y, de paso, ha montado en su cubierta a toda una afición que se suma con ganas a remar en la misma dirección que su equipo. Así, paleando todos juntos, se sacó adelante una nueva final en el duelo ante el Real Unión.

Los navegantes unionistas, concienciados de la importancia del duelo, comenzaron muy metidos en el encuentro. Lo hizo el público desde la grada y lo hizo el equipo, bien situadas sus líneas, tratando de hacerse con la iniciativa en el juego y en la posesión de balón. Un monólogo en el que el esférico apenas le duraba en los pies a los jugadores del equipo irundarra, merced a una presión asfixiante de los charros. A la salida de un saque de esquina, el balón se paseó por el área pequeña sin encontrar rematador tras ser peinado por Hugo Leal y en una contra bien llevada entre Cuéllar y Despotovic, Linares no acertó a controlar bien el esférico para chutar con claridad. Fueron las llegadas más claras en veinte minutos de una UDS que, muy volcada arriba, dejaba algún espacio atrás. En una acción puntual Abasolo ganó la frontal y se soltó un zapatazo que se marchó ligeramente alto. Fue entonces cuando los charros respondieron con su mejor ataque, en una combinación entre Cuéllar y Salva que finalizó éste con un centro chut que obligó a Jáuregui a repeler el balón sin que Linares y Despotovic pudieran llegar a enganchar el rechace.

Los nervios empezaban a desatarse en el Helmántico porque no llegaban el gol y porque las faltas sucesivas del Real Unión no eran castigadas. Eran momentos de tensión que se liberó en una gran acción de ataque del equipo charro. Linares se hizo con un balón en la frontal del área merced a su trabajo, combinó con Despotovic, éste abrió ligeramente hacia la izquierda a Salva, que hizo una pared perfecta con Toti, y recogió la devolución de éste para, ya dentro del área, colocar el balón a una altura imposible para que Jáuregui evitara el 1-0. Explotó el estadio Helmántico, lo hizo el banquillo charro y el colegiado, quizás porque no soportaba tanta alegría, se cobró la expulsión de Pablo Zegarra. Tocaba tranquilizarse y seguir remando.

Con el gol el Real Unión buscó estirarse, dejando más espacios en su campo y favoreciendo alguna contra de los locales. El partido se abría un poco más y mientras los visitantes buscaban duros disparos lejanos para probar a Biel, en la UDS Cuéllar tuvo una buena ocasión en una contra que él mismo acabó, algo escorado a la derecha del área, con un chut que repelió Jáuregui.

Hubo que esperar poco a la vuelta de vestuarios para llevarse otra alegría, Hugo Leal vio el perfecto desmarque de Toti haciendo una diagonal por el área que obligó a Beobide a derribarle. El colegiado, a instancias de su asistente, no tuvo más remedio que señalar la pena máxima y desde los once metros Salva no falló y puso el 2-0.

El camino quedaba despejado pero había toda una segunda mitad por delante y D’Alessandro movió el banquillo dando entrada a Álvaro para tratar de ralentizar el juego. Con el marcador a favor la Unión replegó sus velas para defender su portería y eso dejó una mayor iniciativa a su rival mientras los charros apostaban ya definitivamente por sentenciar a la contra. Y lo pudo hacer en una clarísima llegada por la derecha de Cuéllar que se plantó en el área casi en solitario acompañado por Salva a su izquierda. Tiro y el porteró rechazó. Seguro obligó a emplearse a fondo a Biel con un disparo desde fuera del área, convertido en el principal recurso visitante. La UDS trabajaba en dejar su portería a cero y mientras tanto llegó el tercero. Aprovechando esos espacios y el error de Lacruz, Kike se hizo con el balón en el pico del área, sorteó a Jáuregui y puso el 3-0. El puerto está más cerca. Sigamos remando.