Aprobadas las elecciones 'exprés' cuando más lejos parecen los terceros comicios

Elecciones

El Congreso aprueba la reforma electoral exprés limitada a casos de disolución por falta de investidura. PP, PSOE y Ciudadanos rechazan aprobar ahora cambios profundos en la LOREG que pedían Unidos Podemos y ERC.

El Pleno del Congreso, con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos y la abstención de Unidos Podemos, PNV, ERC y Convergència, ha aprobado este jueves la reforma limitada de la Ley Electoral para acortar trámites, plazos y gastos en casos de disolución automática de las Cortes por falta de investidura, una iniciativa planteada hace unas semanas por el Grupo Popular para evitar que, si el 31 de octubre no hay Gobierno, las nuevas elecciones no coincidiesen con el Día de Navidad.

 

Esta reforma urgente se limita a regular los procesos de convocatoria de elecciones en caso de falta de investidura, mecanismo previsto en el artículo 99 de la Constitución, y por ello PP, PSOE y Ciudadanos han rechazado otros cambios de calado que pretendían Unidos Podemos y ERC, entre ellas rebajar la edad de voto a los 16 años.

 

El PP, el PSOE y Ciudadanos entienden que ahora no es pertinente hacer reformas en profundidad en la Ley Electoral, una tarea para la que exigen más tiempo, y en esta reforma exprés sólo han añadido un recorte del 30% de las subvenciones por escaño y voto que reciben los partidos, así como una reducción a la mitad del tope de gasto en las campañas para estos procesos electorales reducidos.

 

La fecha del 25 de diciembre vino determinada por la decisión de convocar el debate de investidura de Mariano Rajoy los pasados 30 y 31 de agosto, ya que es la Constitución la que establece que, pasados dos meses desde la primera votación fallida y si nadie logra superar la investidura, las Cortes quedaran disueltas para celebrar nuevas elecciones. Lo que se plantea es añadir una disposición adicional a la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) para regular estas elecciones especiales, pero los cambios no se aplicarán al procedimiento ordinario.

 

El primer cambio es reducir de 54 a 47 días el periodo desde la convocatoria de las elecciones hasta la celebración de los comicios, y el grueso del recorte se aplica en la fase de la campaña electoral, que pasa de quince a ocho días de duración. Y como la campaña es más corta, el coste del proceso electoral será menor. En este sentido, PP, PSOE y Ciudadanos han pactado recortar en un 30 por ciento las subvenciones que el Estado abona a los partidos con representación parlamentaria, que el pasado junio fueron de 21.167,64 euros por escaño en las Cortes, 81 céntimos por voto al Congreso y 32 céntimos por voto al Senado.

 

Igualmente, los tres partidos han fijado una rebaja del 50% en el tope de gasto que se aplica a los partidos que concurren a las elecciones, que en los últimos comicios fue de 37 céntimos por elector, lo que daba un total de 13,5 millones de euros para aquellos partidos que se presentaban en todas las circunscripciones. Con la rebaja, el PP o el PSOE no podrían gastar más de 6,8 millones.

 

En otra enmienda, los tres partidos llaman a impulsar un acuerdo para "reducir al máximo" los gastos electorales derivados de la publicidad exterior de carácter comercial, fundamentalmente las vallas publicitarias, y es que el PP ya habían indicado que prefería que el recorte se centrara ahí y no en la contratación de publicidad en medios de comunicación.