Apartado el expárroco de un pueblo de Zamora por un caso de abusos a menores hace 20 años

La conocida torre del 'scriptorium' de Tábara.

José Manuel Ramos, cura de Tábara hasta el año pasado, ha reconocido abusos a dos seminaristas cuando era profesor en el seminario de La Bañeza en 1988. El caso llegó al Papa Francisco por la carta de uno de los afectados. El párroco fue trasladado el año pasado de la parroquia en la que llevaba 25 años.

El que fuera durante años cura de Tábara, José Manuel Ramos, ha sido apartado por el obispado de Astorga por un caso confirmado de abusos a menores hace 20 años, cuando era profesor. Ramos, que además oficiaba en numerosas localidades de la comarca zamorana de Aliste, fue párroco en la localidad zamorana desde 1990 y era muy apreciado por sus vecinos, entre los que estaba plenamente integrado. El pasado verano fue trasladado por el obispo de Astorga, del que depende su zona, y abandonó su ministerio en el pueblo.

 

Según publica el diario La Opinión de Zamora, el motivo real del traslado fue una denuncia y la posterior investigación de un caso de abusos a menores durante el curso 1988-1989 en el seminario leonés de La Bañeza. El caso estalló con la denuncia de un afectado por los abusos, la Santa Sede ordenó su investigación y en mayo del año pasado se decretó apartarle de la labor durante un período mínimo de un año.

 

Los hechos, que se produjeron hace casi 20 años, afectaron a dos seminaristas que tenían catorce años en el momento de los abusos. Los hechos llegaron a las autoridades eclesiásticas durante 2014 cuando uno de los seminaristas dirigió una carta al Papa Francisco, que ordenó la investigación. El párroco ha reconocido su autoría.

Noticias relacionadas