Aparece cerrada la guardería de Mis Pollitos en la Cuesta de San Blas

El centro que la empresa tiene cerca de Fonseca ya no tiene niños matriculados tras haberlos sacado los padres por los problemas de funcionamiento.

El centro que la empresa Mis Pollitos tiene en la Cuesta de San Blas ha amanecido cerrado este día 1 de marzo y se suma a las clausuras anteriores de guarderías del grupo en Villares de la Reina, Carbajosa, Castellanos de Moriscos, un centro en La Salle en Salamanca, otro en Barcelona... Tal y como ha informado TRIBUNA, la empresa no tenía suministros energéticos y el centro había estado sin luz ni calefacción, hasta que los padres han decidido ir sacando a los niños. Este primero de mes ya no había matriculados.

 

Ahora los problemas se concentran en el centro que la empresa tiene en el edificio sede de la Junta de Castilla y León en Salamanca. Según han denunciado padres a TRIBUNA, el centro les ha anunciado que a partir del viernes no habrá servicio de cátering; su calidad, según los afectados, ya había caído y ahora no se servirán más comidas. Algunos han decidido llevar la comida de casa, algo irregular. Los trabajadores no cobran sus nóminas y la situación es límite para todos los afectados. En total, entre el centro de Fonseca y el del ESAUM hay cien niños afectados.

 

La empresa, líder indiscutible hasta hace poco en el negocio de las guarderías, ha visto como su estructura se iba viniendo abajo a medida que su propietaria, Carmen Pazos, se enfangaba en el proceso de la 'operación Lezo'. Su vínculo con Ignacio González, el expresidente de Madrid y principal imputado, al que recurrió como socio para la expansión de la idea, le ha acabado pasando factura.

Noticias relacionadas