Aparcar en Salamanca, eso sí que es una penitencia