Cyl dots mini

Aparcamientos municipales

Parece que fue ayer, pero hace ya tres años y pico que el Ayuntamiento decidió municipalizar la gestión del ciclo integral del agua en Valladolid y crear una empresa municipal, Aquavall, a cuyo frente puso a la concejal de Medio Ambiente, María Sánchez, sin ninguna experiencia en la gestión del ciclo del agua ni en ningún otro tipo de empresa. En números redondos, Aquavall gestiona unos ingresos anuales de unos 225 millones de euros, que proceden de las facturas que los vecinos de Valladolid pagan por el agua, y se encarga del servicio seguramente más esencial y complicado de prestar de todos los que los ciudadanos precisan para su vida diaria. Mucho dinero y una enorme responsabilidad para poner en manos de una aficionada.

 

Aquí he comentado en diversas ocasiones, la última no hace ni un mes, cómo la presidente y concejal hace unas cuentas muy extrañas, que más bien parecen un cuento, en las que se confunden ingresos con beneficios y gastos con inversiones. María Sánchez ha asegurado, de forma pública y oficial, que desde que Aquavall comenzó a funcionar “se han superado los 28 millones de euros de inversión para cumplir uno de sus objetivos fundamentales, como es destinar los beneficios a la mejora del servicio y la conservación de las redes”. Pero según los datos del perfil del contratante de Aquavall en el portal de Hacienda, en el que es obligatorio por ley publicar todas las licitaciones de las empresas públicas, lo realmente invertido en conservación o mejora de las redes y equipamientos públicos de abastecimiento, saneamiento y depuración de agua, son algo menos de nueve millones. El resto son gastos y subcontratación de servicios.

 

Todo o casi todo lo subcontrata Aquavall, que no tiene experiencia ni capacidad para hacer casi nada de lo que requiere el servicio. Y mientras tanto, pese a que cuando se fundó prometió invertir 15 millones anuales en mantenimiento y mejora de la red, aumentan las incidencias, las roturas y los cortes en el servicio. Una situación que, si nadie lo remedia, solo puede ir a peor. Con estos antecedentes y visto el éxito de esta municipalización, ahora se lanza el alcalde a una nueva aventura empresarial con los recursos de los vecinos, que al final son los que financian siempre estas cosas con sus impuestos, de los que por cierto sale el sueldo de 80.000 euros al año de la concejal María Sánchez como presidente de Aquavall.

 

Recaer en el error es humano. Somos, dicen, los únicos que tropezamos dos veces en la misma piedra. Pero quizás debería el alcalde pensarlo también dos veces. Es cierto que seguramente la gestión de los aparcamientos es menos compleja que la del ciclo integral de gestión del agua. Les confieso que sé poco o nada de cuáles son los conocimientos necesarios, las tecnologías requeridas o las claves para prestar con éxito un servicio de aparcamientos públicos en una ciudad como Valladolid.

 

Incluso es posible que en manos del gerente de Auvasa, una empresa municipal que por cierto ya tiene serios problemas financieros a causa del coronavirus, la gestión de los aparcamientos no provoque daños tan graves e irreparables como puede producir la del agua en manos de María Sánchez. Por lo menos su gerente, el señor Fernández Heredia, tiene formación, conocimientos y una dilatada experiencia en el sector del transporte. ¿Pero, qué necesidad? Lo verdaderamente grave de esta decisión es que el alcalde, que se confesaba el otro día, en una entrevista con Julia Otero, gran admirador de Abel Caballero al que calificaba de referente del municipalismo, parece empeñado en hacer todo lo contrario que el alcalde de Vigo.

 

Cada uno a lo suyo. La función de un Ayuntamiento no es la de gestionar los diversos servicios públicos creando para ello un entramado de empresas de todo tipo de sectores. Un Ayuntamiento no puede tener ni el capital humano, ni los recursos financieros ni los conocimientos necesarios para gestionar de forma directa todos los servicios que requieren los ciudadanos. Ni tiene por qué echarse sobre los hombros, que son por cierto los de sus vecinos, los pasivos ni los compromisos salariales que requieren estas compañías.

 

Incluso aunque pudiera hacerlo, no debería por una cuestión muy simple. Su verdadera función es asegurarse de que los vecinos reciben el mejor servicio posible al precio más ajustado. Y para ello, tiene que poder cumplir un papel fiscalizador que evidentemente no puede asumir si se vigila a sí mismo. Así ocurre ahora con el agua, donde María Sánchez, que es parte del Ayuntamiento, proclama a los cuatro vientos que Aquavall es la empresa que presta el mejor servicio del mundo. ¿Qué va a decir si ella es quien la preside? Y lo seguirá diciendo, aunque el agua no llegue a los grifos, porque se ha convertido en juez y parte.

 

A ver, es muy probable que tenga razón Óscar Puente y que las condiciones de las concesiones de los aparcamientos públicos de Valladolid, algunas de hace más de cuarenta años, no sean las mejores para los intereses de la ciudad. Pero cuando esto ocurre, la solución no es embarcar los recursos de los vallisoletanos en la creación de una empresa, una aventura que como Puente debe saber comporta muchos riesgos que los empresarios asumen, pero que los contribuyentes no tienen por qué. La función de un Ayuntamiento es establecer para la concesión las condiciones más favorables para los vecinos. Convocar un concurso abierto y transparente y elegir a la empresa más capacitada y que presente la mejor oferta. Y luego, sobre todo, vigilar y fiscalizar que el servicio se presta según lo firmado. Y si no, se revoca la concesión y se elige a otra empresa. Así lo hace Abel Caballero en Vigo y le va muy bien. No solo a él sino a todos los vecinos de la ciudad con las cuentas más saneadas de España y los mejores servicios. Así gana las elecciones con muy holgadas mayorías y no tiene que depender de populismos para ser alcalde. Por algo será.

Comentarios

Ansúrez 07/11/2020 12:47 #2
La clara experiencia, y conocimiento, del autor de la columna en gestión del agua y aparcamientos es algo evidente. Claro que sí.
Municipal para todos 06/11/2020 07:14 #1
Importante que poco a poco vuelva al pueblo lo que sé expolió a favor de los amiguetes

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: