Antonio Ayala termina su calvario: "Pensé que si seguía así, me tenía que ir para casa"

El jugador del CD Guijuelo ha vuelto a sonreír después de superar una lesión que le ha tenido fuera casi tres meses. Hubo un momento en el que se quedó atascado, incluso su mente le llevó a pensar en dejar el fútbol. Ahora, vuelve a sonreír...

Casi 200 partidos en Segunda B, dos etapas principales en el extranjero, donde fue el primer español en jugar en Kuwait y Marruecos y 9 partidos en Copa del Rey contemplan la figura de un futbolista que camino de los 36 años dice no envidiar nada de uno de 25 porque "físicamente estoy muy bien, me cuido mucho y tengo cuerda para rato".

 

Este murciano cumple su cuarta temporada en el Guijuelo (en dos etapas) y también tuvo el privilegio de jugar en El Helmántico con la extinta UD Salamanca, equipo del que guarda "un gran recuerdo", al igual que de su club actual, con el que ha vivido momentos muy grandes.

 

Antonio Ayala Soler ha vuelto a la vida (futbolística) después de tres meses en el dique seco por una lesión que pareció no ser nada, pero que se complicó más de lo previsto y que le llevó a plantearse el hecho de irse "para casa. Pensé que tenía que dejar el fútbol". Quizá por eso, alguien que afirma que jugaría hasta "arrastrándose", algo que casi hizo esta temporada porque el equipo le necesitaba y que volvería a hacer, rompió a llorar por la rabia contenida después de volver a jugar contra el Burgos.

 

Alaba la trayectoria de Ángel Sánchez, "igual de bueno como jugador, entrenador y persona", y de sus palabras se desprende una actitud de lucha contra la adversidad, que también aplica al terreno de juego y a este CD Guijuelo, que aún no ha dicho su última palabra. Ya saben, "no importa lo fuerte que golpeas...".

 

ESTADO ACTUAL: "Cien por cien como yo querría no estoy, pero he dado un paso importante como fue el hecho de volver a jugar el domingo después de unos meses muy complicados. La lesión no tenía un diagnóstico claro y tampoco veía mejoría con el paso del tiempo; pero ahora ya estoy en disposición de poder competir".

 

LESIÓN: "Lo primero, fue un fuerte golpe en la zona del tendón, que me produjo un edema óseo y a raíz de eso, también me apareció una bursitis; estaba en una zona complicada y era difícil de disolver; por eso me ha dado tanta guerra".

 

"Cuando volví a jugar, al entrar al vestuario se me saltaron las lágrimas"

 

TRATAMIENTO: "El tratamiento al principio era complicado, porque pensábamos que solo era el golpe. Jugué dos semanas infiltrado y solo agravé más la lesión. Empecé a notar mejoría cuando me pincharon la bursitis y en cuanto el líquido desapareció la tendinitis se empezó a tratar... y allí fue cuando empecé a notar la mejoría".

 

LAS PALMAS: "El último partido que jugué fue contra Las Palmas, allí (11 de noviembre), y he estado fuera hasta el 3 de febrero que jugué contra el Burgos. Demasiado tiempo".

 

JUGAR INFILTRADO: "Bueno, no soy una persona que por un dolor deja de entrenar o jugar y no me quejo mucho. Influyó la necesidad del equipo, pero nadie me forzó y el que tuvo la última palabra para jugar fui yo. Soy como soy y no lo voy a cambiar; si tengo que jugar arrastrándome, lo hago. Asumo las consecuencias de todo".

 

JUGAR PESE A TODO: "Hombre, soy así y no voy a cambiar, pero me ha perjudicado, está claro. Cada uno tiene su límite del dolor en un punto, eso no se puede cambiar; nunca he sido así y mi umbral del dolor quizá esté más alto. Hay que ser inteligente para esto también y yo nunca lo he sido, porque he forzado muchas veces aunque lo haya pagado después".

 

"Soy como soy y no lo voy a cambiar; si tengo que jugar arrastrándome, lo hago"

 

EL MOMENTO MÁS DURO... ¿ADIÓS AL FÚTBOL?: "El otro día estuve muy contento por haber podido jugar 15 o 20 minutos. Lo he pasado muy mal, fatal... han sido casi 3 meses muy duros porque me mermaba psicológicamente. El punto de inflexión fue una conversación con el míster, porque yo veía muy complicado volver a jugar al fútbol. Incluso hablé con el presidente y le dije que si seguía así que me iba para casa; soy un tío que se viste por los pies y así se lo dije. Por eso, el domingo cuando volví a jugar, al entrar al vestuario se me saltaron las lágrimas; son emociones... incluso el míster se asustó porque pensaba que me había hecho daño. Pero fue toda la rabia contenida de estos meses".

 

CAMINO DE LOS 36 AÑOS: "A pesar de mi edad, para mí es solo un número; físicamente estoy bien porque me cuido mucho y tengo cuerda para rato. He pasado página, he vuelto a jugar y todo lo que venga, bienvenido sea. Quiero seguir dando guerra hasta que vea que puedo seguir. Los futbolistas sabemos que tenemos fecha de caducidad, pero me siento joven y no tengo nada que envidiar a un chaval de 25 años".

 

 

PLAGA DE LESIONES: "Son rachas que vienen... los campos de hierba artificial no ayudan mucho, y menos para el fútbol profesional porque dejan mucho que desear. Son superficies muy duras y lo que no se puede hacer es cambiar cada año el césped artificial porque ha salido un modelo mejor. Lo antiguo para mí es lo mejor y donde esté el césped artificial, que se quite todo. Pero también es mala suerte y lo mismo nos han hecho algo de brujería este año, igual tenemos que mirarlo (bromea)".

 

"Los futbolistas sabemos que tenemos fecha de caducidad, pero me siento joven"

 

MÁS ARRIBA...: "Tampoco es excusa el tema de las lesiones y sabemos a lo que estamos expuestos; llevábamos una buena dinámica, enganchados ahí arriba y veíamos que cada semana caía alguien, incluso con lesiones graves. Pero ya está, es lo que hay y debemos superarlo pese a tener una plantilla pequeña. Yo he ido convocado sin poder competir...".

 

ÁNGEL SÁNCHEZ: "Como futbolista era muy bueno y disciplinado como futbolista y es el reflejo de lo que es como entrenador y como persona. Tiene unas ideas muy claras y sabe en cada momento lo que tiene que hacer. Es muy difícil saber lo que pasará, y más en el fútbol, pero creo que va a llegar lejos. Este año no hemos podido ayudarlo más, especialmente fuera de casa. Quiere un equipo implicado y así lo hace saber".

 

FUERA, COLISTA: "Hemos expuesto demasiado; nos pasó el año pasado con Fabregat... jugábamos bien y luego nos pasaba lo que pasada y el gol es fundamental en esta categoría, porque si no marcas estás perdido. En casa el equipo es otro y es lo que nos ha mantenido para estar aún con opciones".

 

"Es muy difícil saber lo que pasará, y más en el fútbol, pero creo que Ángel Sánchez va a llegar lejos"

 

EL DERBI: "El Salamanca s un equipo hecho para subir, con buenos jugadores y la dinámica que llevan es muy positiva, y más fuera de casa. Habrá que competir, a ver qué pasa".

 

UD SALAMANCA: "Todos sabemos que Unión Deportiva Salamanca solo hubo una y nació Unionistas como homenaje, y también está el Salamanca. Aunque ahora mismo el equipo de Salamanca que lleva más tiempo es el Guijuelo, curiosamente. Guardo un recuerdo muy bueno de mi etapa allí y es un equipo al que tuve mucho aprecio porque fue un histórico".

 

EL GUIJUELO, EN MAYO: "El primer paso es la permanencia, y a partir de ahí ojalá podamos vivir un sueño y pegar un buen ‘arreón’ y estar arriba para que todo lo malo que nos ha venido, podamos darle la vuelta en este tramo final. Con trabajo, seguro que nos levantamos porque en el fútbol todo se puede conseguir".

 

SU ETAPA EN EL EXTRANJERO: "Fui el primer español en jugar en Kuwait y también en Marruecos, sí. En ese momento, el fútbol español estaba mal en el aspecto económico; estuve a punto de renovar con la UD Salamanca o irme al Cádiz, pero por unos asuntos no se pudo hacer. Me dieron esta oportunidad por un entrenador que tuve y no me lo pensé porque estaba un poco decepcionado por todo lo que había pasado. No me salió nada en España interesante y no lo dudé, creo que fue una decisión acertada. Aunque está claro que cuando un jugador se va fuera pierde nombre y le cuesta volver a España porque te pierden la pista y desconfían. Pero no me arrepiento".