Ander Lambarri, el mejor jugador del Guijuelo frente al Lealtad; las notas, uno a uno

Lambarri, en el momento de entrar al campo por Raúl Ruiz (Foto: Alba Villar)

El delantero vasco es una continua amenaza para las defensas rivales pero el mal planteamiento de Estévez hizo que saliese desde el banquillo en el 36, en lugar de en el once inicial. Marcó el gol de la esperanza para el Guijuelo.

Lambarri fue el jugador más destacado en la derrota del CD Guijuelo frente al CD Lealtad. Pese a que Estévez le dejó en el banquillo de nuevo, salió, vio y marcó. es un '9' de máximas garantías.

 

0 FERNANDO ESTÉVEZ: Su planteamiento privó al equipo de lograr la victoria porque el equipo tiró la primera mitad. La ausencia del 'hombre gol' del Guijuelo en el once, Lambarri, y el hecho de no querer colocar a Raúl Ruiz de lateral, complicaron las cosas al equipo. Además, en el 36 señaló al extremo como uno de los culpables retirándolo del campo, algo que no le sentó nada bien. Después del partido reconoció su error: "Espero estar más lúcido otro día; soy el primero que se he equivocado". También llama la atención la ausencia en la lista de Garban, Gonzalo y Jorge Alonso, que no participaron una semana más.

 

5,5 FELIPE RAMOS: Tuvo poco trabajo y en los goles del Lealtad no pudo hacer nada porque estaba vencido. El resto, lo solventó con solvencia y no tuvo culpa.

 

5,5 ANTONIO MORENO: Mejor en la derecha que en la izquierda pero la lesión de Razvan le hizo cambiar de banda. Tuvo una gran ocasión casi al final del partido pero mandó la pelota arriba. Mejor atrás que en ataque.

 

5,5 JONATHAN MARTÍN: El capitán volvió a rendor mejor en el eje de la zaga que en el lateral, al que volvió por la lesión de Razvan. Tuvo el 2-2 en un disparo solo ante el portero rival pero no supo definir. Siempre da la cara.

 

5,5 YERAY: A punto estuvo de sorprender al portero rival con un disparo lejano. No subió tanto como en otros partidos pero sabe crear espacios. Casi al final del partido se enzarzó en una tángana con los jugadores del Lealtad por una fea entrada.

 

6 RAZVAN: Se retiró lesionado al principio de la segunda parte pero en la primera gran parte del peligro del Guijuelo llegó por su costado. Siempre aporta en ataque aunque se llevó una tarjeta innecesaria.

 

6 MORENO: Luchó, peleó e intentó cerrar el centro del campo aunque en ocasiones se vio superado por exceso de trabajo. A veces también se pierde en broncas innecesarias.

 

5,5 VALERO: Tampoco tuvo su día pero siempre se vacía en el campo. Pudo aportar más aunque el partido quizá no se lo puso fácil. Fue otro de los sacrificados por Estévez.

 

6 CARLOS RUBÉN: Lo intentó de todos modos y su calidad marca la diferencia aunque no estuvo tan preciso como en otros partidos. Es uno de los jugadores diferentes de este Guijuelo, pero el partido tampoco dio opción para mucho más.

 

5,5 RAÚL RUIZ: Estévez le señaló como uno de los culpables y su cabreo al abandonar el terreno de juego se dejó notar. Su falta de oportunidades le restan confianza y quizá de lateral le da más profundidad al equipo; el entrenador sigue sin saber sacar todo el potencial a un jugador que ofrece muchas posibilidades.

 

5,5 CHUCHI: Trabajó y corrió como siempre y algunos desplazamientos en largo del equipo le desatascaron en algunas fases del choque. Pero tampoco fue su día ante un rival complicado de jugar.

 

5 NIERGA: 'El Increíble' está peleado con el gol y no encuentra la manera de reencontrarse con él. ha vuelto al puesto de '9' aunque a veces deja un poco desierta el área. Lo que antes entraba ahora no lo hace; así son las rachas en el fútbol.

 

6,5 LAMBARRI: es el 'hombre gol' del Guijuelo. Su solo presencia ya genera nerviosismo en el equipo rival y es una garantía de gol. Frente al Marino y sin salir de inicio marcó el gol de la victoria. En esta ocasión, tampoco salió de inicio y anotó el 1-2. Estévez sigue errando.

 

5 RIGO: Salió en lugar de Razvan lesionado y tuvo una actuación sin alardes. eso sí, es cierto que le da al equipo una mayor salida de la pelota.

 

5,5 PASTOR: salió demasiado revolucionado y nervioso. Fue profundo por banda pero le fañta la chispa de sus primeros partidos. De hecho, perdió su sitio en el once.