Andadores inteligentes, inodoros asistidos... las nuevas tecnologías llegan a la dependencia
Cyl dots mini

Andadores inteligentes, inodoros asistidos... las nuevas tecnologías llegan a la dependencia

Una persona mayor usa un prototipo de andador en presencia de la consejera. (Foto: Tribuna)

La Junta invertirá 5,4 millones de euros durante los dos próximos años para adquirir tecnologías innovadoras de apoyo a las personas mayores

La Junta de Castilla y León invertirá 5,4 millones de euros en la adquisición de dispositivos tecnológicos para "facilitar el día a día" de las personas mayores de la región, según ha explicado esta mañana en Salamanca la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco.

 

Dichos dispositivos son fruto de la investigación conjunta entre el centro tecnológico Cartif y la asociación Asprodes. Se trata de andadores, duchas, inodores, bastones... que incorporan nuevas tecnologías para facilitar la vida cotidiana a los mayores. Esta mañana, por ejemplo, la consejera comprobó las posibiliddes de un nuevo andador con geolocalización, un detector de caídas con alarma, un pequeño motor y control de distancia para que el usuario no se aleje demasiado de él. Los modelos para personas con parkinson tienen incluso un sensor lumínico para ayudarles. "Son herramientas que vamos a usar en el día adía para proteger a los mayores y a los más vulnerables". La consejería desea "modernizar" los servicios sociales y""apostar por la innovación y las nuevas tecnologías. Estamos muy orgullosos de contar con el tercer sector, con las empresas y de trabajar juntos de forma cohesionada y unidas para dar a las personas lo que necesitan y lo que demandan". "La idea", añadió, "es seguir en lo que los usuarios dicen que necesitan".

 

La Junta empleará 5,4 millones de euros de fondos europeos para adquirir 700 andadores inteligentes durante los dos próximos años. Junto a ellos, la inversión también contempla la incorporación de otros 700 inodoros asistidos, que están también en fase precomercial y que permiten facilitar a la persona su incorporación después del uso, 600 cabinas de ducha portátiles y 350 unidades de camas asistidas.

 

"Empezaremos a implantarlos en residencias, combinándolos con las viviendas de los proyectos piloto de 'viviendas en red' y 'agusto en mi casa'", reveló la consejera. La Junta desea que "quien los necesite después, pueda adquirirlos, que una vez desarrolladas las patentes puedan llegar a todo el mundo y ser asequibles". En cuanto al precio, desde Cartif explicaron que "aún estamos en una etapa muy temprana" como para plantear un valor de mercado.