Ana Suárez, primera opción de Ciudadanos para encabezar la lista a la alcaldía de Salamanca

Ana Suárez, en el último pleno del Ayuntamiento de Salamanca.

Cs tiene decidido que quiere a Ana Suárez de cabeza de lista al Ayuntamiento: apostará al 100% para convencerla de que acepte.

En cuestión de días, Ana Suárez ha pasado de estar con un pie fuera de Ciudadanos a tener la llave para la candidatura a la alcaldía de Salamanca. A día de hoy, el partido 'naranja' considera que la concejala es la principal alternativa para conseguir el candidato que busca desde hace meses, sin éxito, fuera de sus filas. Ahora, estaría muy cerca de resolverlo con el perfil que quiere: alguien de dentro, y mujer.

 

El principal obstáculo para que la candidatura fragüe es, precisamente, la propia interesada. Desde hace meses, Suárez se ve más fuera de la política que dentro. La deriva del grupo municipal durante toda la legislatura la ha ido empujando hacia posiciones de salida y ya había hecho saber su decisión de no continuar. Su carrera laboral le ha  impedido contar con todo el tiempo que hubiera querido. Y el giro de Cs en Castilla y León, con el fichaje de Silvia Clemente terminó de convencer a Suárez de que era el momento de dejarlo.

 

En  una contundente rueda de prensa, lo dijo con total claridad: ese no era el partido en el que ella había entrado en política. Inmersa en una nueva etapa laboral, en aquella intervención abrió definitivamente la puerta a marcharse y puso fecha a a su renuncia: el día que Clemente fuera confirmada, vía primarias, como candidata a presidir la Junta. Suárez sacó su fusil contra el 'fontanero' de la operación, Pablo Yáñez (ya dimitido); animó a votar a Igea, estuvo en el acto del ahora candidato, y puso un compás de espera.

 

No obstante, se veía muy fuera. Tanto, que llegó a convocar una rueda de prensa el sábado, cuando temía que el 'aparato' hubiera hecho bien su trabajo para que Clemente ganara las primarias. El pasado viernes, incluso su compañero Fernando Castaño le dedicó una despedida en el pleno municipal "por si era el último".

 

Ahora, la situación ha cambiado. No especialmente para la leonesa, que sigue pensando que la que nos ha tocado vivir no es esta la política que soñaba. Pero sí para su partido. Cs tiene claro que necesita un número cabeza de lista para la alcaldía de Salamanca tras cuatro años apoyando las decisiones del equipo de Gobierno del PP sin poner grandes pegas. Lo del nuevo número uno es algo que los responsables de las grandes candidaturas tienen claro. Según ha podido confirmar TRIBUNA, Suárez es la opción número uno y el partido hará todo lo posible para conseguir que cambie de opinión. Ahora mismo, los responsables de candidatura están convencidos al 100% de que es la candidata que necesitan.

 

Hasta hace unas horas, era una opción sin futuro. Más que nada, porque Suárez había ligado el suyo al resultado de las primarias de Cs. Este mismo lunes ha confirmado su continuidad en el partido, por ahora, y sin más explicaciones. No es poco porque le permite mantenerse en unas quinielas en las que lleva tiempo sonando, por encima de sus intenciones. Se da la circunstancia de que es la concejal más valorada por el partido y hace tiempo que se baraja su opción como cabeza de lista. Hubo rumores sobre un hipotético paso al PP, pero son falsos: la propia interesada lo descarta.

 

Ahora falta el plácete de Suárez, algo que espera ansioso un partido que ha sufrido varios reveses en su búsqueda de un nuevo número uno a la alcaldía de Salamanca. La procelosa búsqueda de candidato se ha complicado. Poco a poco, se han ido cayendo todas las alternativas y las listas que se habían hecho en torno a los señalados, todos, independientes, de fuera de Cs o ajenos a los cargos del partido. La última renuncia fue hace unos días. Veremos también si la anunciada reforma de la lista, y del grupo municipal, llega a efecto como se pensaba.

Noticias relacionadas