Ana Obregón, de blanco, emociona y conmueve con su recuerdo a Aless y los que se han ido durante las Campanadas
Cyl dots mini

Ana Obregón, de blanco, emociona y conmueve con su recuerdo a Aless y los que se han ido durante las Campanadas

Ana Obregón

Ha sido la estrella indiscutible de las retransmisiones de las Campanadas desde la emoción. En un año muy duro para ella, Ana Obregón ha emocionado y se ha emocionado. 

De blanco y aguantando el tipo todo lo que ha podido, pero sin ningún ánimo de ocultar la emoción, Ana Obregón ha despedido el año junto a Anne Igartiburu en la Puerta de Sol. No es la primera vez que Ana se toma las uvas y como ha recordado siempre que lo hizo envió un mensaje lleno de amor y cariño para Aless.

 

En los minutos previos a las Campanadas no iba a ser menos pero la emoción ha sido aún más grande lo que ha provocado no sólo sus lágrimas sino también las de su compañera y los de muchos que veían la televisión. 

 

Vestida de blanco, Ana Obregón ha enviado un mensaje lleno de esperanza y agradecimiento: "Estoy aquí para enviar un gracias de corazón, he recibido tantísimas muestras de cariño que quería estar aquí para agradecerlo. Quiero mandar un mensaje de esperanza, muchas personas han tenido un año muy difícil porque también han perdido un ser querido", ha dicho.

 

"Vamos a recordar a esas personas que nos han dejado, por la pandemia y también por el cáncer y otras enfermedades. Vamos a enviar un aplauso que llegue hasta el cielo".

 

Después ha añadido que su hijo siempre le comentaba que "lo más importante es dedicar tiempo y amor a las personas que quieres, cuando se van ya no puedes dedicárselo", ha dicho Ana Obregón rompiéndose al recordar a su hijo. Obregón no ha querido olvidarse de pedir que se siga invirtiendo en investigación recordando a las muchas personas que sufren diferentes enfermedades, refiriéndose en particular al cáncer. 

 

"Cada año que he retransmitía las uvas le enviaba un mensaje a mi hijo y un beso, este año no me puede ver pero está conmigo siempre. Nos has mostrado esperanza y alegría, estoy aquí para enviarle un mensaje a todo el mundo que lo está pasando mal. Soy una madre que ha perdido a un hijo", ha dicho ya muy emocionada y sin poder evitar romperse en lágrimas, momento en que Anne Igartiburu no ha podido aguantar más y le ha cogido de la mano.