Amaños en el fútbol: ¿hacemos la 'estatua'?