Álvaro de Arriba ya mira al Europeo de Berlín

Álvaro de Arriba, en el Mundial de Birmingham.

El salmantino regresa de Birmingham con un quinto puesto amargo: un buen resultado que no es al que aspiraba. Ahora, a por el Europeo del próximo verano.

Álvaro de Arriba ya está de nuevo en Salamanca tras disputar el Mundial en Birmingham. Un inoportuno resfriado ha amargado el momento más dulce del atleta salmantino, que llegaba con la cuarta marca mundial del año y unas sensaciones inmejorables. El frío inglés mermó sus condiciones en la final, donde no pudo mostrar su verdadero potencial, llevándose una relativa decepción: el quinto puesto en toda una final de Campeonato del Mundo es un resultado magnífico... si no fuera porque no es el que quería ni el que podía conseguir.

 

La selección española regresó este lunes a casa con los medallistas Peleteiro y Saúl Ordóñez, y también con los finalistas De Arriba y Mechaal, además de Husillos, descalificado en una final de 400 metros en la que fue amo y señor: sólo pisar unos milímetros de línea blanca le impiden oficializar lo que se vio sobre la pista: una marca de ensueño y el cetro de mejor cuatrocentista del mundo. Lo del palentino y el salmantino es prueba de lo amarga que puede ser la competición, pero ambos ya han pasado página.

 

 

De Arriba se ha manifestado en redes sociales este martes, donde ha dado las gracias por los mensajes de apoyo y ha puesto sobre la mesa sus intenciones: "Ahora damos la vuelta al reloj y ponemos la mirada en el Europeo de Aire Libre de Berlín". Es en la capital alemana donde tiene su nuevo objetivo, el más importante de la temporada, ese campeonato de Europa en el que confirmar que está en la élite del ochocientos y que puede competir por lo más alto. Su título nacional de este invierno, su excelente marca (segunda del ránking español de todos los tiempos), su rendimiento en los mitin internacionales donde estuvo a punto de derrotar al campeón mundial Kszczot... demuestran que podrá hacerlo.