Álvaro de Arriba vuelve a verse las caras con Kszczot a cinco días del Campeonato de España

Álvaro de Arriba, durante un entrenamiento en las pistas del Helmántico.

El salmantino viaja a Francia a cinco días del nacional para tomar parte en un 800 de alto nivel y seguir su puesta a punto. Vuelve a tener al polaco Kszczot como la mejor piedra de toque posible.

A cinco días de comparecer en el Campeonato de España, Álvaro de Arriba hace en Lievin (Francia) su segunda incursión internacional este invierno en busca de las sensaciones y el estado de forma necesario para afrontar el Mundial indoor de comienzos de marzo, para el que, por ahora, es el único atleta español que tiene mínima. Con la tranquilidad de haber hecho la marca con su espectacular carrera en Salamanca el día 3 de febrero, el salmantino se prueba de nuevo en una carrera 'de campanillas' en la que se va a enfrentar de nuevo al número uno del 800, Adam Kszczot. El rodaje con rivales de este nivel es el principal objetivo, aunque no se puede descartar una buena marca si la carrera sale rápida.

 

El polaco es todo un referente para el salmantino, que siempre espera con especial interés las ocasiones en las que se tiene que medir con el ochocentista del impronunciable nombre. Se han visto las caras ya en varias ocasiones, como la final del Europeo en la que De Arriba fue bronce. Este mismo invierno se han medido en Madrid, donde Kszczot fue realmente el único al que el salmantino no pudo parar. Como siempre, el polaco brilló en el planteamiento de la carrera: empezó atrás como es costumbre y luego progresó con facilidad para acabar con un hachazo al paso por la campana de la última vuelta al que el salmantino no pudo responder. El equilibrio en cada 400, con dos pasos casi idénticos, es una cualidad del polaco que el salmantino mira mucho.

 

En Lievin De Arriba se va a ver las caras con Kszczot, pero también con Smaili, segundo en Madrid justo por delante del salmantino; con Mohammed Aman, muy desdibujado en Madrid; y con una pléyade de africanos entre los que se cuelan sólo los europeos Kszczot, De Arriba y el británico Andrew Osagie, un veterano con 1.43:77 y finalista de Mundial. En cuanto al objetivo, el principal es competir con rivales de alto nivel, coger experiencia en este tipo de carreras y, de paso, calentar motores para mantener a raya a la competencia en el nacional.