Álvaro de Arriba vuelve a Sierra Nevada por tercer invierno consecutivo para 'cargar pilas' a 2.700 metros
Cyl dots mini

Álvaro de Arriba vuelve a Sierra Nevada por tercer invierno consecutivo para 'cargar pilas' a 2.700 metros

Álvaro de Arriba, en la pista del CAR de Sierra Nevada.

El salmantino es un fijo del CAR de Sierra Nevada, donde ha preparado sus mejores temporadas aprovechando los beneficios de la altura.

Álvaro de Arriba inicia este lunes, 12 de noviembre, una fase fundamental para la temporada 2019. De hecho, y como él mismo reconoce, de lo que haga los próximos 25 días depende en buena medida que consiga los objetivos de un año con Europeo indoor y Mundial al aire libre. Y es que el salmantino inicia este lunes su  ya habitual concentración en altura, parte de las claves para una temporada crucial antes del año olímpico.

 

De Arriba viaja este lunes a Sierra Nevada para pasar allí entre tres y cuatro semanas centrado en exclusiva en el entrenamiento. El salmantino ha vuelto a escoger el centro de alto rendimiento situado en la cumbre granadina para contar con los beneficios del entrenamiento en altura. Hace ya unos años que el ochocentista salmantino hace concentraciones en altura (la pasada temporada hizo dos), hasta el punto de que ha logrado una gran aclimatación, lo que le permite optimizar el rendimiento de sus estancias.

 

De Arriba estrenó la preparación en altura en 2017 y le ha dado grandes resultados, hasta el punto de que es un convencido de sus beneficios y ha vuelto a poner de moda estas concentraciones. Su estancia en Sierra Nevada ya fue clave en sus éxitos aquella temporada: tras su primera concentración ya fue bronce en el Europeo de pista cubierta de Belgrado. Y antes del verano hizo otra de cara a la temporada estival. En 2018 repitió plan, y este 2019 tenía claro que lo volvería a hacer.

 

Las ventajas de este 'stage', contar con las instalaciones del CAR, la posibilidad de cargar mucho volumen de trabajo con los beneficios de la altura, tener el descanso organizado (algo vital) y el entorno de la pista, con terreno para rodar hasta 2.700 metros de altura. Aunque De Arriba manejaba la opción de Font Romeu, un centro de alto rendimiento en Francia a 1.850 metros de altura, se ha decantado de nuevo por Sierra Nevada. El objetivo es 'cargar pilas al máximo' para todo el año.