Álvaro de Arriba: un entrenamiento, viaje a Berlín y 'a por chapa' en el Europeo
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Álvaro de Arriba: un entrenamiento, viaje a Berlín y 'a por chapa' en el Europeo

El salmantino da los últimos toques a su preparación antes de la competición del año. No disimula su objetivo: la medalla por la que lleva entrenando nueve meses.

El sol abrasador de la ola de calor ha sido testigo de las últimas carreras de Álvaro de Arriba antes de participar en el Europeo. De hecho, este jueves las pistas del Helmántico han sido el escenario del penúltimo entrenamiento de una preparación que termina el sábado y que se ha prolongado desde que, el pasado invierno, el salmantino subió a las cumbres de Sierra Nevada pensando en Berlín. Es el objetivo del año y en Alemania la meta no es otra que una medalla, a poder ser, la de oro.

 

El trabajo, dice su entrenador, Juan Carlos Fuentes, ya está hecho. A falta de una semana para el objetivo del año, siempre lo está. Y también como es costumbre, las aspiraciones son máximas. En eso el salmantino no se esconde nunca. Reconoce que el objetivo "es la medalla" y que quiere la de oro. Es lo único que le vale. Es lo único por lo que ha entrenado casi diez meses o ha sacrificado sus opciones en mítines para cumplir en los Juegos del Mediterráneo o en los campeonatos de España (título bajo techo y al aire libre).

 

Para ello, está cuidando los últimos detalles al máximo. Este jueves ha terminado su entrenamiento a la hora de la eliminatoria de dentro de una semana, fijada para las 12.30 horas, un horario traicionero a veces para atletas más acostumbrados a competir por las tardes. Su entrenador no se fía de que alguien quiera "su minuto de gloria" y que una eliminatoria 'loca' les juegue una mala pasada. Además, su horario más frecuente de entrenamientos coincide con el de las carreras de semifinales y final. Tambén tienen mirado el clima que les espera: calor, pero en términos alemanes (5-6 grados menos que en España).

 

Álvaro de Arriba, con su entrenador, Juan Carlos Fuentes.

 

Lo demás se ha ido trabajando durante meses. No por nada cuenta entre los favoritos. Tiene una de las mejores marcas del año, sus apariciones casi se cuentan por victorias, fue finalista en el Mundial indoor... De Arriba asegura que los ochocentistas españoles con más opciones, él y Saúl Ordóñez, marcan la diferencia porque están capacitados para el reto de hacer tres carreras en tres días, que es el menú que les espera esta vez en el campeonato continental. Dar la talla en campeonatos es algo que distingue a los marquistas de los campeones. También pagó la 'novatada' en el pasado Mundial indoor cuando, con todo el mundo apuntándole para una medalla, un inoportuno catarro le dejó con la miel en los labios. Esta vez, máxima precaución con los aires acondicionados.

 

Tras el último entrenamiento del sábado, se despide del Helmántico. El lunes, viaje a Madrid para concentrase y partida con la expedición española el martes. Viaje corto esta vez y tiempo justo para aclimatarse y pensar sólo en tres días en los que se juega una temporada de 273 jornadas que ha pasado volando. Dos títulos nacionales, un oro internacional, cuarto atleta mundial de la temporada de pista cubierta por marca... Una medalla europea más (conoce el sabor de la que consiguió en Belgrado) le daría alas para los mítines de final de campaña. Pero de eso no quiere ni hablar hasta el día 13 de agosto.