Álvaro de Arriba: "Soy un diamante que no está pulido del todo"

El número uno del atletismo salmantino nos habla de su primer año profesional, de la incorporación de un psicólogo, de su salto al máximo nivel y de los objetivos para 2018.

EL INICIO DE LA TEMPORADA

 

Álvaro de Arriba ha empezado a entrenar ya, aunque de momento no a correr, pero sí a ejercitarse en bicicleta y natación. "Estoy de triatleta", bromea. Su primera competición será a finales de enero en la Copa del Rey de clubes que disputará con el FC Barcelona. Pero antes podría correr una carrera en ruta, que le apasionan, como es la SanSilvestre Vallecana. Ya tomó parte hace unos años y le gusta, pero todavía no lo tiene decidido.

En el puente entre la temporada que acaba de comenzar y la que empieza ahora, Álvaro de Arriba visita la nueva redacción de TRIBUNA de Salamanca para hablarnos de si ha asimilado éxitos como el bronce del Europeo del pasado invierno, de cómo ha empezado la preparación para la nueva temporada y lo que espera de un año con Mundial indoor y, muy importante, Campeonato de Europa al aire libre.

 

Si tuvieras que resumir en una palabra la temporada pasada, ¿te resultaría difícil?

Resulta complicado decirlo en una palabra. Ha sido emoción tras emoción, buen resultado tras buen resultado. Podría decir inmejorable, pero no sería justo decir eso cuando estoy preparando ya la nueva temporada porque queremos superarla. Si tuviera que decir una sería increíble.

 

Claro, lo malo es que ahora te vamos a pedir que mejores lo del año pasado...

Sí, eso ya lo tengo en cuenta, y no sólo los medios, al final nos lo pedimos a nosotros mismos. Hablaba con el representante de mi marca, Nike, y me preguntaba cómo se planteaba la temporada. Le he dicho que la estoy preparando con muchas ganas para que sea aún mejor y no tendría esa emoción si no pensáramos en mejorar los resultados. Es lo que hay que hacer, pensar siempre en mejorar.

 

Este año, ¿cuáles son tus planes? ¿Vas a hacer igual la temporada de invierno y la de verano, con todos los objetivos?

Prepararé el Mundial de pista cubierta al 100%, siempre sabiendo que preparamos mucho mejor el aire libre, pero no vamos a renunciar a nada en pista cubierta, menos todavía sabiendo lo bien que salió el año pasado

Va a ser una temporada muy similar en cuanto a preparación. Queremos volver a subir a Sierra Nevada. La temporada pasada salió muy bien el plan, y este año vamos sabiendo a lo que nos enfrentamos allí. Prepararé el Mundial de pista cubierta al 100%, siempre sabiendo que preparamos mucho mejor el aire libre, pero no vamos a renunciar a nada en pista cubierta, menos todavía sabiendo lo bien que salió el año pasado y teniendo opciones de correr mitin internacionales por haber conseguido esa medalla. Prepararemos el invierno bien, en Sierra Nevada o en otro lugar, pero en altitud estaré tres o cuatro semanas para afrontar la pista cubierta que es muy corta, pero da muchas alegrías.

 

 

Lo de la altitud ha sido un descubrimiento.

Sí, ha sido un descubrimiento pero estaba ahí. Antes lo usaban mucho los atletas, con el paso del tiempo y al perderse muchas ayudas, cuesta dinero y se dejó de ir. Este año lo hemos retomado, en invierno decidí subir, llevaba ya dos años deseando subir. Salió muy bien en invierno y en verano se vio que muchos más atletas decidieron ir. Este año van a ir muchos más a altitud, sea Sierra Nevada o en otro lugar.

 

Siempre soléis decir los deportistas que éxitos como el bronce del Europeo se tarda un tiempo en asimilarlos. ¿Ya lo has hecho? ¿Ya te has dado cuenta de lo que conseguiste?

 

Tanto el bronce de Belgrado como los Juegos se asimila cuando no lo tienes y lo echas de menos

No me doy cuenta si he llegado a asimilarlo. Se consiguió el resultado, pero el otro día con mi entrenador (Juan Carlos Fuentes) nos dimos cuenta de que la temporada pasó rapidísima, que estábamos en Sierra Nevada y cuando nos quisimos dar cuenta estábamos terminando. Al acabar el Europeo de pista cubierta descansé una semana, luego todo ha sido muy rápido, y no me ha dado tiempo a asimilar eso. Hemos disfrutado, pero estos resultados no se asimilan bien hasta que te retiras. Tanto el bronce de Belgrado como los Juegos se asimila cuando no lo tienes y lo echas de menos. Hoy disfrutas mucho, lo valoras porque te da acceso a competiciones en las que te mides con atletas a los que admiras y que ahora los tienes de rivales, pero no te lo crees al 100%.

 

El salto, en resumen, es pasar de trigésimo en Juegos a 16 en el Mundial, casi un segundo mejor en tu marca personal y entre los diez mejores de todos los tiempos del ránking español. ¿Cuál es el siguiente salto?

 

En varias competiciones hemos estado para bajar de 1.45, creo que no supe correr algunas tácticamente, como Rovereto, que tenía más en las piernas. La culpa es mía por no saber correr mejor

Con la medalla en pista cubierta ya fue un salto muy grande. Hay pocos atletas de élite que puedan retirarse y haber conseguido una medalla internacional. Luego preparamos el verano y la marca que salió no es real del estado de forma: debería haber salido mejor marca. En varias competiciones hemos estado para bajar de 1.45, creo que no supe correr algunas tácticamente, como Rovereto, que tenía más en las piernas. La culpa es mía por no saber correr mejor. Este año lo vamos a trabajar para mejorar en ese aspecto. Este año quiero bajar de 1.45... iba a decir sin problemas, pero siempre cuesta estar en esas marcas, pero debería estar ahí. En cuanto a los resultados, al final vienen solos: marca y resultados vienen juntos. Si todo va bien y no hay lesiones, lo planificado por mi entrenador sale. Sólo queda correr.

 

 

Este año pasado fue también tu primer año como atleta profesional, ¿qué tal ha resultado?

Ha sido el primer año en que he apostado al 100%. El anterior, en los Juegos, no llegaba a ser profesional. Ha salido mejor de lo esperado, sí esperaba algunos resultados, como la medalla de Europeo, pero hasta que no ocurre no te das cuenta que es real lo que tenías en mente. Profesionalmente sí, pero soy un diamante que no está todavía pulido del todo. Si hablamos de todos los aspectos, profesional no seré hasta la temporada siguiente, dentro de dos años, ya preparando los Juegos de Tokio. Será cuando pueda decir que estoy entrenando como un atleta profesional total.

 

¿Da el atletismo para dedicarse a ello como una profesión, que sea tu trabajo?

Tengo la suerte de que el mediofondo es una prueba bastante valorada a nivel internacional por las marcas deportivas, porque al final lo público es muy escaso, y con esa ayuda algunos atletas podemos vivir de ello

Ha estado bastante complicado, más que el atletismo, que está mal, determinadas pruebas que están peor. Tengo la suerte de que el mediofondo es una prueba bastante valorada a nivel internacional por las marcas deportivas, porque al final lo público es muy escaso, y con esa ayuda algunos atletas podemos vivir de ello. Pero los últimos años han sido complicados. Vas a encontrar a poquísimos atletas profesionales, igual cuentas con los dedos de las dos manos los atletas que se dedican 100% al atletismo y no lo compaginan con estudios o con un trabajo. Parece que el plan de la federación va a cambiar y a ver si por lo menos atletas con nivel alto para profesionalizarse al 100%.

 

Ahora mismo, ¿cómo es tu trabajo diario?

Estar al 100% en esto es la posibilidad de estar en Sierra Nevada, que si estás estudiando o trabajando no puedes ir y estar allí tres semanas sin preocuparte de un examen o de si agotas las vacaciones. Mi día a día empieza por levantarme, desayuno según las indicaciones de mi nutricionista, que incorporamos la temporada pasada y salió muy bien; si tengo sesión, suele ser algo suave, voy a rodar, como algo, descanso y luego el entreno de la tarde. No descuido los idiomas, no estoy estudiando una carrera pero no hay que dejar los estudios apartados al 100%, y dedico horas a los idiomas. También hay tiempo para salir y dar una vuelta, no somos monjes, pero me cuido al máximo. Está bien salir de la burbuja, me gusta ir al cine o tomar algo, tampoco está bien estar todo el día en lo mismo. Sí le doy mucha prioridad al descanso. En Sierra Nevada es entrenar-descansar-entrenar-descansar y eso no es posible si no estás dedicado al 100%.

 

Este año te has metido en el máximo nivel. ¿Cómo son los africanos o Kszoct? ¿Qué les diferencia?

Este año vamos a implementar un psicólogo deportivo porque se puede mejorar en todos los aspectos, y a este nivel cualquier centésima importa. Saber gestionar la tensión, esos nervios, aunque sea un 1% puede ser la diferencia

La diferencia es la cabeza. Todos estamos nerviosos antes de una carrera, pero hay gente que lo sabe gestionar mejor que otra. Este año vamos a implementar un psicólogo deportivo porque se puede mejorar en todos los aspectos, y a este nivel cualquier centésima importa. Saber gestionar la tensión, esos nervios, aunque sea un 1% puede ser la diferencia. Es lo que diferencia a los superclase y la élite, la cabeza. Todos entrenamos parecido, es la cabeza y la forma de afrontar las competiciones.

 

Sin embargo, una de las cosas que más llama la atención de tí es tu autoconfianza, estás siempre muy convencido de tus posibilidades.

 

Mi entrenador es el que me da esa confianza de decirme 'en tal fecha vamos a correr en tal marca, o en tal campeonato estás para hacer esto', y al final, cuando doy el 100% en esa competición, sale lo que dice él

 

Es algo que me ha ido saliendo con el tiempo y por los resultados con Juan Carlos. Mi entrenador es el que me da esa confianza de decirme 'en tal fecha vamos a correr en tal marca, o en tal campeonato estás para hacer esto', y al final, cuando doy el 100% en esa competición, sale lo que dice él. Por eso el objetivo de ajustar ese aspecto con un psicólogo deportivo porque a veces no doy el 100%. Te puedo dar el ejemplo del Campeonato de España, que tácticamente corrí fatal, me llevé una plata, cualquiera de la final podía haber ganado pero en ese campeonato estaba para ganar, llegaba muy bien de forma, y por no saber afrontar bien la competición... tiré del físico que llevaba pero la cabeza no fue fuerte en ciertos tramos, del 400 al 600, y eso lo tenemos que mejorar aunque la confianza la tengo siempre sobretodo para los entrenamientos. Si llega el entrenador y te dice que hay que correr en tal marca, y lo ves imposible, es complicado: ese respeto nos lo hemos ganado y es lo que nos está haciendo conseguir grandes cosas.

 

 

¿Es especial que la competición grande del verano sea un Europeo, por aquello de quitarse a los africanos?

Sí, aunque tenemos la buena suerte de que Europa en el 800 ahora mismo es la mayor potencia, pero está claro que keniatas, etiopes y africanos en general son muy buenos. Pero siempre se nos abren más los ojos en el Europeo porque las medallas se ven más cerca. Lo que se nos pide, lo que nosotros nos pedimos, son medallas, parece que sin no quedas primero, segundo o tercero no lo has hecho bien. El Europeo es una oportunidad para estar ahí y una medalla te da confianza para los mundiales y los Juegos.

 

En España, el nivel del 800 está en un momento dulce. ¿Este va a ser el año de jugarse el título de tú a tú con Kevin López?

 

Si corro como sé y como entreno puedo ser campeón de España en pista cubierta y al aire libre

Bueno... ¿en 800 dices? Habrá que ver si Kevin López sigue en 800 este año, que a lo mejor nos llevamos una sorpresa. Ahora mismo lo bueno que tiene el 800 es que no es un uno contra uno. Este año, por ejemplo, si fallamos los favoritos cualquiera de los que estaba detrás podía ganar. Eso es algo importante porque te hace mejorar. Pero yo apuesto por mí siempre. Si sigo como hasta ahora, con las sesiones de entrenamiento que vamos a meter, y mejorando en todos los aspectos, si corro como sé y como entreno puedo ser campeón de España en pista cubierta y al aire libre. Los rivales siempre son fuertes, pero confío en mí, hay que ir paso a paso y con tranquilidad, pero si todo va como está planeado lo podemos conseguir.