Álvaro de Arriba, mínima para el Mundial de Londres

Álvaro de Arriba logra la marca de clasificación para el Mundial y marca personal en su primera carrera seria de la temporada. Con la mínima en el bolsillo, su planificación se centrará en conseguir el mejor estado de forma para julio.

Álvaro de Arriba ha puesto la primera piedra de su temporada estival con la obtención de la mínima para el Mundial de Londres. Lo ha hecho en un gran carrera en el Mitin Iberoamericano de Huelva en la que ha parado el crono en 1.45:87, marca personal y segundo de la temporada, en un duelo vibrante con su gran rival Kevin López, ganador por un suspiro (1.45:74) y también mínima.

 

La marca de clasificación es una parte importante de la planificación de la temporada estival para Álvaro de Arriba. La mínima es obligatoria y ahora 'sólo' queda la otra parte, demostrar un buen estado de forma en el Campeonato de España y asegurarse una plaza con el título o una buena actuación si es que no hay más atletas con mínima. Además, el salmantino la ha conseguido casi a la primera. Esta era su primera carrera 'seria' de la temporada, tras la experiencia de la milla de Aranda, el estreno en Andújar y el 800 del campeonato de clubes.

 

En esas carreras, el salmantino ha sentido los rigores del mes que pasó enclaustrado en el CAR de Sierra Nevada. Su preparación en altura obligaba a estar lento primero para ser luego rápido, y a fe que lo ha empezado a estar. El 1.45:87 es marca personal de siempre y le pone segundo del ránking de la temporada, además de hacerse un sitio entre las mejores marcas de todos los tiempos en 800; de hecho, empata con la mejor de Juan Carlos Higuero. Se trata de su tercera carrera por debajo del 1.46.

 

Ahora tiene el camino despejado para tener una preparación tranquila, como ocurrió en invierno. La mínima está conseguida, y pronto, y se puede centrar en entrenar y dosificar los esfuerzos en carrera, ambas cuestiones, clave para llegar con opciones al Mundial, que es su objetivo. La preparación en altura apunta a poder aguantar bien las tres buenas carreras que hay que hacer para clasificarse y llegar entero a la final.